Hemorragias nasales

Hemorragias nasales

Los motivos de un sangrado de nariz pueden ser muchos: porque el niño tiene venas muy superficiales en la mucosa del tabique nasal, por una enfermedad hematológica o por algún defecto de coagulación.

Las hemorragias son también frecuentes en niños con rinitis alérgicas que pueden molestarle y suscitar que se lleve la mano a la nariz, provocándole inflamación y picor. A veces, se debe simplemente al calor, que hace que las venitas se dilaten y se rompan. Una gripe, una congestión nasal, un golpe... son otras de las causas. En ocasiones el sangrado se frena de modo espontáneo. La hemorragia nasal cede si sentamos al niño en una silla, con el cuerpo erguido y la cabeza ligeramente flexionada hacia delante. Presionamos entonces la fosa nasal que está sangrando. Si a pesar de estas medidas, no se corta si lleva al menos media hora sangrando o si la hemorragia es abundante y el pequeño se ha puesto pálido, debemos trasladarlo a un servicio de urgencias. También debe ser atendido en caso de que haya sufrido otras hemorragias recientemente.

Etiquetas: alimentación del bebé

Continúa leyendo...

COMENTARIOS