Infección urinaria

Infección urinaria

Es la segunda causa de infecciones bacterianas durante la infancia y tiene más incidencia en las niñas.

En menores de cinco años, el cuadro clínico puede ser asintomático. El diagnóstico va a depender de la edad y de la bacteria que haya causado la infección. En los bebés se manifiesta con fiebre, retraso en el crecimiento, vómitos, diarrea... En los niños mayores la infección suele acompañarse de dolor lumbar y al orinar y decaimiento. No obstante, es preciso realizar un cultivo de orina para confirmarlo. Además del antibiótico correspondiente, el médico prescribe la ingestión de abundantes líquidos y, si es preciso, un antipirético. Como medidas profilácticas se recomienda una escrupulosa higiene genital, cuidar en todo momento que no se arrastren bacterias hacia la vía urinaria, usar ropa de algodón, evitar la ropa ajustada y aumentar la fibra en la dieta. En algunas ocasiones, sobre todo en menores de un año, las infecciones reiteradas pueden indicar la presencia de una malformación en las vías urinarias que es preciso tratar para evitar el riesgo de que una infección de vejiga haga reflujo.

Etiquetas: alimentación del bebé

Continúa leyendo...

COMENTARIOS