Lipotimia

Lipotimia

El ayuno, el estrés, el miedo, el cansancio o los lugares cerrados pueden inducir al niño a perder el conocimiento y desmayarse, a causa de una disminución transitoria del riego cerebral.

Es normal que la lipotimia tenga también otros síntomas, como dolor de cabeza, inquietud, náuseas, zumbido de oídos, palidez, sudor frío y descenso de la tensión arterial. Suele tener una duración breve y la recuperación es muy rápida. Cuando el niño sufre una lipotimia, es importante el examen médico, con el fin de descartar otras enfermedades, sobre todo de tipo cardiaco y neurológico, y trastornos como la anemia o alteraciones de la glucosa en la sangre. La primera indicación contra la lipotimia es la prevención, es decir, evitar que el pequeño se quede sin comer, no dejarle en lugares cerrados, ni permitir que permanezca de pie durante un tiempo largo. Ante los primeros síntomas, se recomienda sentarlo o tumbarlo con las piernas ligeramente elevadas en un lugar bien ventilado, aflojar sus prendas de vestir y pedirle que respire profundamente.

Etiquetas: alimentación del bebé

Continúa leyendo...

COMENTARIOS