Sonambulismo

Sonambulismo

No es una enfermedad ni se debe a problemas psicológicos o emocionales, aunque sí se relaciona a veces con situaciones de estrés (cambio de dormitorio, hospitalización, problemas escolares...).

Entre un 10 y un 15 por ciento de los niños caminan dormidos alguna vez, pero el problema suele desaparecer en la adolescencia (sólo un dos por ciento sigue siendo sonámbulo hasta la edad adulta). Los movimientos corporales del niño que se levanta sonámbulo carecen de coordinación y de una dirección precisa, por lo que es importante tomar medidas de seguridad para evitar accidentes (quitar obstáculos con los que pueda tropezar, cerrar ventanas y puertas, instalar una alarma que avise de sus movimientos, etc.). El sonambulismo no requiere tratamiento. Nunca se debe despertar al sonámbulo, tan sólo llevarle a la cama y, si es necesario, hablarle en tono suave, con frases muy simples y cortas. Para reducir la frecuencia de los episodios hay que regularizar los hábitos de sueño del niño: acostarle y levantarle a las mismas horas y seguir una rutina en el rato de antes de irse a la cama.

Etiquetas: alimentación del bebé

Continúa leyendo...

COMENTARIOS