Tortícolis

Tortícolis

Es una contractura muscular, de origen inflamatorio o nervioso, que impide los movimientos de rotación e inclinación de la cabeza hacia el lado contrario al lesionado.

 Cuando el niño padece tortícolis es importante descartar, con radiografía, cualquier anomalía congénita vertebral, una lesión del músculo esternocleidomastoideo, ocasionada durante el periodo fetal o, más frecuentemente, en el momento de nacer, por culpa de un parto dificultoso con desgarro de algunas fibras de ese músculo. Tiene tratamiento con fisioterapia pasiva y activa o, si fuera preciso, con cirugía. Si no se trata, puede existir una limitación permanente del movimiento del cuello. Los ejercicios suaves de estiramiento son muy eficaces, como también animar al bebé a girar la cabeza a uno y otro lado. En caso de que no mejore, habrá que operar antes del año para evitar secuelas. En jóvenes y adultos se trata con reposo, calor, antiinflamatorios, analgésicos o un relajante muscular.

Etiquetas: alimentación del bebé

Continúa leyendo...

COMENTARIOS