Patrocinado

Creando e imaginando se aprende lo mismo que estudiando

La educación, el cole, los límites… son fundamentales para su desarrollo. Pero no debemos olvidar que el juego es también un fabuloso vehículo de aprendizaje.

Las vacaciones terminan y es importante reincorporar las rutinas diarias antes de que la vuelta al cole sea inminente para que así el paso de la diversión veraniega a los libros y deberes no se haga tan cuesta arriba. Empezar a acostarse pronto, comenzar a preparar el material para la vuelta a las clases, forrar los libros, ponerse al día con los amiguitos de clase… son todas actividades que podemos realizar para que poco a poco vayan adaptándose al nuevo curso. Sin embargo, no debemos olvidar nunca que los niños son niños y que muchas veces la mejor manera de potenciar su aprendizaje es mediante el juego, la actividad que más les gusta.

La creatividad es un valor en alza en nuestra sociedad, gracias al fomento de la creatividad en los niños nos encontramos con adultos menos estresados, más resolutivos, con más herramientas de interacción y, en general, más felices. Por eso, debemos siempre entender la vuelta al cole y a las rutinas como una necesidad que deben acompañarse de otras básicas como el juego y la diversión.

Las manualidades son de sus pasatiempos favoritos y de los más completos: en ellos entra en juego la imaginación, la creatividad, la psicomotricidad del niño y las habilidades viso-manuales. Crear y construir personajes, mundos e historias los ayuda en su discurso narrativo y potencia la destreza digital, por eso nos encantan las famosísimas plastilinas de colores de Play-Doh, con más de 20 colores diferentes y un sinfín de posibilidades creativas. Con ellas las manitas de los peques pueden hacer rodar, girar y dar forma a todos esos colores convirtiéndolos en cualquier cosa que surja en su imaginación, para luego aplastarlo todo y volver a empezar de nuevo.

Play-Doh Aprendizaje: moldea y aprende

Desde las primeras etapas de crecimiento los niños pueden interactuar con este tipo de juguetes, con ellos descubren los colores, las formas y las texturas. Cuando van creciendo los niños cuentan con juegos específicos para el aprendizaje de los números y las letras, como los juegos de Play-Doh ‘Números y cuentas’, ‘Colores y formas’ y ‘Letras y lenguaje’. Una manera genial de adentrarse en lo que les espera en el cole y, sobre todo, una manera original y divertida de continuar aprendiendo.

 

 

 

A medida que se hacen mayores los niños empiezan a comprender que su imaginación no tiene límites y por eso juegos y juguetes como los que encontramos en Play-Doh les llaman tanto la atención y los ayudan ya sea a imaginar ser un gran chef como a perderle el miedo al temido dentista. 

Además, los niños cada vez están más rodeados de tecnología, lejos de utilizar esto como una contra en Play-Doh han desarrollado una manera genial en la que aunar creatividad e innovación gracias a la App Play-Doh Touch donde después de crear divertidas figuras, estas pueden cobrar vida mediante un dispositivo móvil o tablet desarrollando increíbles experiencias que no los dejarán indiferentes y les potenciarán su capacidad creativa y de creación.

Así que sí, la vuelta al cole está aquí al lado y puede ser un poco “rollo” pero si la acompañamos de creatividad, juegos y diversión, seguirán aprendiendo, creciendo y desarrollándose casi sin darse cuenta de todo lo que están incorporando a su educación.

También te puede interesar:

Continúa leyendo