Entrevista

Luis Rojas Marcos: “Hay que encauzar de forma constructiva el exceso de energía de los niños hiperactivos”

A pesar de su condición de niño hiperactivo, Luis Rojas Marcos ha llevado una trayectoria profesional brillante y hoy es uno de los personajes más destacados en el ámbito de la psiquiatría.

Luis Rojas Marcos: “Hay que encauzar de forma constructiva el exceso de energía de los niños hiperactivos”

Luis Rojas Marcos (Sevilla, 1943) es profesor de psiquiatría en la Universidad de Nueva York. Durante varios años fue director de los servicios psiquiátricos de la red de hospitales públicos de esta ciudad, donde creó el proyecto HELP, un servicio móvil para atender a enfermos mentales graves en condición de personas sin hogar. Ha publicado varias obras de divulgación entre las que destacan “Eres tu memoria”, “La fuerza del optimismo” y “Más allá del 11 de septiembre”.

Aunque en su época aún no se hablaba del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), en su infancia y adolescencia tuvo muchos problemas en la escuela debido a su hiperactividad. Sin embargo, Rojas Marcos supo canalizar este exceso de energía, y es un ejemplo claro de que este trastorno no tiene por qué impedir el llevar una vida normal e, incluso, una trayectoria profesional brillante.

 

Usted fue un niño con TDAH y actualmente tiene un hijo que también lo padece. ¿Qué recomendaciones le daría a un padre a cuyo hijo acaban de diagnosticarle el trastorno?

En estos casos, ese padre ya ha perdido la paciencia con su hijo varias veces y está convencido de que a su hijo le sucede algo que no es normal. No es como el padre que ve a su hijo bien, pero de repente le diagnostican una enfermedad. Los padres de niños hiperactivos ya están buscando algo que explique estas anomalías y una solución para las mismas. Así que, en general, cuando diagnostican al niño, el padre puede sentirse mejor porque ya le puede poner un nombre a lo que le pasa a su hijo. Además va a recibir herramientas para que su hijo pueda canalizar su energía de forma constructiva y se comporte normalmente.

 

¿Qué le diría a un padre que ha perdido la paciencia con su hijo varias veces? ¿Cómo debe actuar?

Tener buena información es fundamental. Imagina que te diagnostican diabetes y te dicen que vas a tener que tomar medicinas durante el resto de tu vida. Si tú no sabes qué es la diabetes te vas a asustar. Pero si te explican en qué consiste, que tu páncreas no funciona bien y necesitas insulina, pero con eso podrás hacer vida normal, lo vas a entender perfectamente y no te vas a preocupar en exceso. Cuando un padre sabe lo que le sucede a su hijo, y lo entiende, es más sencillo saber cómo actuar. Por otro lado, es fundamental encontrar nuestro centro de control. Si lo conseguimos, vamos a poder superar cualquier adversidad, seremos capaces de decirnos y de decir a nuestro hijo “vas a poder completar esta tarea” “eres capaz de hacer esto”. La otra opción sería: “qué mala suerte tengo” “yo no sé de qué va esto” “que sea lo que tenga que ser”. Esa actitud es muy negativa. Hay que fomentar el optimismo.

 

¿Qué actividades son recomendables para que un niño con TDAH canalice su energía?

Hay que preguntarle al niño. En mi caso yo tuve mucha suerte. A mí con catorce años me cateaban en todas, era un fracaso escolar rotundo, interrumpía todo el rato, levantaba la mano cuando el profesor aún no había terminado de hablar… mi madre había notado que tenía buen oído y decidió apuntarme a música. Obviamente yo no podía aprender solfeo – un niño hiperactivo que puede aprender solfeo no es hiperactivo-. Aprendí a tocar la guitarra y después la batería, que es un instrumento ideal para un niño con TDAH. El deporte también es muy útil para canalizar el exceso de energía, pero lo fundamental es que al niño le guste. La clave es encauzar de forma constructiva ese exceso de energía.

 

 

Ahora los niños pasan mucho tiempo delante de pantallas, ya sea de ordenador, tablets, móviles… ¿puede ser esto perjudicial para un niño con TDAH?

No, la tecnología es positiva. Lógicamente, si el niño se pasa ocho horas delante del televisor, esto puede ser un problema, porque le roba al niño tiempo para desarrollar otras actividades creativas como jugar, relacionarse con los demás.

 

Existen aplicaciones y juegos de ordenador especialmente pensadas en niños con TDAH. ¿Usted las conoce?

Hoy sabemos mucho más de este trastorno, y conocemos actividades, incluyendo actividades en el ordenador, que ayudan al pequeño a organizarse y le ponen juegos con reglas que ayudan al niño a planificar, a acordarse de las cosas y a no distraerse con otros temas. Yo creo que, bien hechas, pueden ser muy útiles.

Etiquetas: TDAH, enfermedades, hiperactividad, niño

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS