Preguntas difíciles

Me pregunta por qué existen las guerras. ¿Qué le contesto?

Es una pregunta para la que ni nosotros tenemos respuesta. ¿Cómo explicar a un niño por qué hay guerras en el mundo? Pero espera de sus padres una orientación y no se conforma con cualquier respuesta.

Me pregunta por qué existen las guerras. ¿Qué le contesto?

En primer lugar hay que saber que los niños no necesitan respuestas interminables, sino explicaciones concretas y fáciles de entender.

Debemos hacer algo más que señalarles quiénes son los buenos y quiénes malos, como en las series de la televisión. Habrá que ir poco a poco y no contentarnos con señalar culpables, ya que eso es lo mismo, según nos comenta la psicóloga Isabel García Mellado, "que transmitirle al niño la idea de que una guerra es válida si sus motivos lo son".

Para García Mellado, hay que convertir el aprieto en ventaja: "es una buena ocasión para inculcarles valores como el diálogo y la tolerancia, demostrando lo que puede ocurrir si no se practican de un modo continuado". Podemos aprovechar alguna pelea reciente con un amiguito, ya superada, y decirle: "Ahora imagina que por eso dejas de ser su amigo, vas su casa y le rompes sus juguetes. Entonces él viene y hace lo mismo con los tuyos, y tú vas y le rompes la bici. Y él, para vengarse, hace lo mismo con la tuya...". Si ponemos en evidencia las consecuencias de la falta de diálogo o el empeño por imponer nuestro criterio al otro a toda costa, entenderá mejor el mecanismo de las guerras y, tal vez, el modo de evitarlas.

Ficción vs realidad

La tele y las películas revisten las guerras con un halo de gloria que puede confundirlos. Es necesario ayudarles a distinguir las guerras verdaderas de las de ficción y no faltan ejemplos en cualquier telediario. "Puede parecer duro, pero tienen que diferenciar, en términos apropiados para su edad, la ficción de la vida real. Eso no limita su imaginación, solo la encauza", recuerda la experta.

 

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS