Trastornos del comportamiento

Juegos para identificar niños hiperactivos

Crean una aplicación para identificar casos de hiperactividad en niños de 4 a 6 años, un problema que afecta a alrededor de un 5% de la población infantil. ¿Objetivo? Encontrar el tratamiento adecuado.

Juegos para identificar niños hiperactivos

Falta de atención, hiperactividad e impulsividad son los síntomas del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Hasta ahora, era difícil comprobar si tu hijo padece el trastorno con más datos que la observación médica (antecedentes familiares, historia evolutiva, historia escolar y exploración psicopatológica). Los expertos han llegado a establecer 14 síntomas que determinan si un niño sufre o no el trastorno, un problema que afecta a alrededor de un 5% de la población infantil, afectando más a varones que mujeres.

Sin embargo, gracias al trabajo de los investigadores de la Universidad de Sevilla se podrá comprobar a través de un juego de ejecución muy simple qué tipo de hiperactividad infantil tiene un niño. Esta aplicación tiene por objetivo lograr dar en el clavo con el tratamiento.

Miembros del grupo de investigación Aprendizaje y Cognición de la Universidad de Sevilla junto al grupo de investigación Tecnologías para la Asistencia, la Integración y la Salud (TAIS) han desarrollado un software para identificar los casos de trastorno por déficit de atención con hiperactividad en niños de entre 4 y 6 años. El objetivo de esta aplicación se fundamenta en estudios previos del grupo con modelos animales que se están desarrollando junto a la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland. Los resultados con los modelos de hiperactividad utilizados señalan la posibilidad de discriminar conductualmente la sensibilidad de los sujetos a diferentes tipos de tratamiento.

El TDAH es un trastorno de causa desconocida con la probable intervención de factores genéticos y ambientales, en el que existe una alteración a nivel central, manifestándose mediante un aumento de la actividad, impulsividad y falta de atención, y asociándose con frecuencia otras alteraciones. Es la causa más frecuente de fracaso escolar y de problemas de índole social.

El diagnóstico de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es complejo, y debe basarse en la evaluación realizada por un médico experto en el reconocimiento y tratamiento del mismo. Dicha evaluación debe obtenerse tanto de la observación de la conducta del niño como de la información obtenida de padres, colegio, otros familiares, etc.

¿Existen grados de hiperactividad?

“El problema es que ahora mismo en España se trata a todos los chicos con el mismo tratamiento, se les suministra durante siete u ocho meses fármacos bloqueantes de la recaptación de dopamina y si esto no resulta efectivo, entonces se les prescribe en algunos casos un tratamiento opuesto”, afirma el responsable de esta investigación el profesor de psicología Juan Carlos López, quien añade que “es importantísimo intervenir antes de que el paciente empiece a tomar la medicación ya que en algunos casos estos fármacos en lugar de aliviar los síntomas los estará agravando con el consiguiente perjuicio”.

A través de unos ejercicios muy simples, estos investigadores de la Universidad de Sevilla tratan de analizar si los jóvenes sometidos a un procedimiento de aprendizaje pavloviano utilizan los estímulos condicionados como predictores o, en caso contrario, como estímulos incentivos o motivacionales. Para ello, el diseño del programa es sensible a las respuestas de los jugadores sobre una tablet. Además, y asociado a este proceso, los investigadores pretenden diferenciar las causas que están produciendo el trastorno por déficit de atención y con ello podrían facilitarle al especialista nuevos datos que le permitirían decidir el tratamiento óptimo para cada caso concreto.

Clave: encontrar el tratamiento adecuado

“En estos momentos estamos trabajando, en colaboración con el Hospital Universitario Virgen del Rocío y con el Hospital Universitario de Valme, con niños de Sevilla que aún no están bajo tratamiento pero que ya se le ha diagnosticado TDAH. Se les va a realizar un seguimiento de seis meses para posteriormente evaluar la respuesta del niño al tratamiento farmacológico. De este modo pretendemos analizar si las predicciones de nuestro modelo se adecuan a los resultados de la aplicación informática”, explica el Prof. López.

 

Se calcula que el 15% de los jóvenes que sufren trastorno por déficit de atención con hiperactividad no necesitan de estimulantes de dopamina como tratamiento. Es muy posible en estos casos que tan sólo sea necesario un tratamiento sobre receptores específicos de dopamina y no sobre la recaptación en general de monoaminas.

¿Qué pueden hacer los padres?

Si bien es cierto que la educación que imparten los padres a este tipo de niños no es la responsable de su trastorno, un cambio en la forma de tratar al niño puede producir unos enormes beneficios tanto en él, como en el ambiente familiar. No es cuestión de que sean malos padres, sino de que las técnicas normales de educación no funcionan con estos niños, pues actúan sin pensar y el hecho de ofrecerles recompensas no parece estimularles igual que a otros chicos. Si se les pregunta que por qué han actuado de esa forma dirán que no lo saben, y estarán diciendo la verdad.

Como explican los expertos, 'la rigidez, intransigencia y los castigos o el empleo de la fuerza, sólo empeorarán el problema y agravarán sus consecuencias'.

 

Fuentes: Universidad de Sevilla e Informe PANDAH

Etiquetas: TDAH, enfermedades, hiperactividad

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS