Tiempo libre

Tres juegos que educan

A partir de los cinco años el juego libre es fundamental, pero también aquellas actividades que contribuyen a afianzar los nuevos conocimientos y logros personales.

Tres juegos que educan

Nuestros peques a los seis años se encuentran en un momento de transición (pasan de educación infantil a educación primaria) y eso implica unos progresos en su desarrollo motriz, en su modo de pensar (la realidad se abre camino), en el conocimiento de su cuerpo, en la conciencia de su género y en la comunicación con los demás. Para afianzar todos estos avances, os proponemos algunos juegos relacionados con las áreas más destacadas de su desarrollo a esta edad.

¿De quién es esa risa? Fomenta la amistad

  • Nº Jugadores: 4-10 (cuantos más, mejor)
  • Materiales: Un pañuelo para tapar los ojos.
  • Dinámica del juego: Se escoge a un jugador, se le sienta en una silla y se le tapan los ojos con el pañuelo. Mientras, el resto se distribuye por la habitación de forma desordenada y, por turnos, van riéndose de diferentes maneras (bajito, a carcajadas…) el número de veces que se haya acordado previamente (por ejemplo, diez risas por cada jugador vendado). El jugador de los ojos vendados tiene que adivinar de quién es la risa que acaba de escuchar y por cada acierto se anota un punto. Así, van rotando hasta que todos los jugadores han participado. Al final se comparan los puntos obtenidos y el que haya acumulado más, gana.
  • Este juego favorece la cohesión de grupo, los vínculos con los compañeros, la expresión de las emociones, la experimentación de la risa como técnica de relajación y estimulante del ánimo, la competitividad sana, la atención selectiva y la memoria auditiva.
  • Idea extra: Se puede escoger a un jugador para que haga cosquillas al resto y así desatar risas mucho más divertidas.

Adivina el oficio para fomentar el conomiento

  • Nº Jugadores: 2-8
  • Materiales: Ninguno.
  • Dinámica del juego: Sentados en círculo, un jugador sale al centro y escenifica un oficio (piloto de carreras, panadero, barrendero, arquitecto, médico…) sin decir ninguna palabra, sino emitiendo sólo sonidos. El resto de participantes tiene que adivinar de qué se trata. El primero que lo acierte acumula un punto.
  • Este juego ayuda a trabajar con el criterio de realidad y a poner en práctica los conocimientos de su entorno y su sociedad; también, a identificar y procesar información visual.
  • Idea extra: En vez de oficios, se pueden adivinar películas o series de televisión.

El escudo personal: ¡Arriba la autoestima!

  • Nº Jugadores: 1-10 (con un adulto que guíe).
  • Materiales: papel y lápices de colores.
  • Dinámica del juego: Se explica a los participantes que este juego consiste en descubrir cuál es el escudo personal de cada uno. Un escudo personal son las tres cosas que hacen a cada niño único y especial y que le dan fuerza y le protegen de las cosas malas. ¡Cada participante hallará el suyo! Ante la consigna: “¿Qué te gusta más de ti?”, cada jugador escribe en un papel cinco atributos que le caractericen. Es importante que no se trate solamente de cualidades físicas, sino también vinculadas a la personalidad o al carácter. A continuación, se le pedirá a un compañero que diga otros cinco atributos sobre uno mismo. En este caso la consigna es: “¿Qué te gusta más de mi?”. De los diez atributos se escogerán cinco y de esos cinco, se seleccionarán tres. A continuación se dibuja un escudo y en su interior, tres imágenes que simbolicen los tres atributos elegidos. La idea es colorearlas y después o bien o bien poner el papel en un marco o bien recortar el escudo para pegarlo sobre una cartulina y hacer una medalla o coserlo en la mochila.
  • Este juego ayuda a trabajar la identidad, la autoestima, el conocimiento de uno mismo, cómo nos ven los demás.
  • Idea extra: Se puede “enriquecer” el escudo personal con talismanes (pegatinas o dibujos) para añadir atributos deseados como fuerza, paciencia, etc.

Violeta Alcocer es psicóloga

 

Etiquetas: familia

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS