Educación y desarrollo

¿Recuerdas el 'Quién es quién' y el juego de 'El ahorcado'?

Es el momento de sacar los juegos de mesa de toda la vida y enseñar a tus hijos en qué consisten. Además de pasar un buen rato, aprenderán mucho.

¿Recuerdas el 'Quién es quién' y el juego de 'El ahorcado'?

A partir de los cuatro- cinco años, el concepto de sí mismo que tienen los niños se fortalece, pues ya está ligado a una autoestima con unos atributos determinados. Mientras, las relaciones con los iguales cobran una especial importancia. En esta etapa aprenderán a compartir, a jugar en equipo, controlarán mejor sus impulsos y empezarán a apoyarse en el lenguaje cada vez más para expresar lo que saben de sí mismos y de los demás. Muchas de estas habilidades y aptitudes las pueden practicar con los juegos de mesa de tu infancia. Hay dos en concreto, Quién es quién y El Ahorcado, que les ayudarán a estimular el razonamietno y la lectoescritura.

¿Los recuerdas? Por si no los conservas, puedes recuperarlos de manera más casera. Te contamos cómo:

'Quién es quién', para fomentar el razonamiento

  • Nº Jugadores: 2-6
  • Materiales: Un rollo de papel higiénico y un bolígrafo.
  • Dinámica del juego: Situados en círculo, cada jugador escribe sobre un trozo de papel (lo suficientemente largo como para luego poder atarlo alrededor de la frente), el nombre de, por ejemplo, un animal, sin que los demás lo vean. Luego, cada jugador atará el papel alrededor de la frente del compañero que esté a su derecha, de manera que quede a la vista de todos el nombre del animal escrito.
  • El juego consiste en que cada jugador hace una pregunta (por turnos) al resto, con el objetivo de adivinar qué animal le han asignado. El primero que acierte gana la ronda.
  • Este juego ayuda a ejercitar el razonamiento y la memoria, también favorece la tolerancia a la exposición grupal, pues todas las miradas están puestas en uno.
  • Idea extra: Una variación consiste en que solamente un jugador se pone el papel y los demás van contestando a sus preguntas.

'El ahorcado', para comentar la lectoescritura

  • Nº Jugadores: 2-6
  • Materiales: Pizarra o cuaderno, tizas o lápiz.
  • Dinámica del juego: Un jugador piensa una palabra y la escribe en un papel sin que nadie la vea. Luego, sale a la pizarra y dibuja tantas líneas contiguas como letras tenga la palabra escogida y que los demás deben adivina. Los jugadores van diciendo letras al azar. Si la letra está presente en la palabra, se escribe sobre la línea que corresponda con su posición. Si la letra no está presente, se dibuja, al lado, una parte del cuerpo de un monigote (cabeza, tronco, extremidades.. hasta llegar a un patíbulo y una cuerda). Si el monigote llega a ser “ahorcado”, termina el juego y los que adivinan no ganan punto. Si los participantes aciertan la palabra, se anotan un punto cada uno. El juego continua, rotando el dibujante, tantas veces como se desee.
  • Este juego ayuda a desarrollar y afianzar la lectoescritura y el razonamiento deductivo. Si se practica en grupo, también potencia el trabajo en equipo. Además, la tensión de no llegar a ver al monigote “ahorcado”, siempre es fuente de risas y diversión.
  • Idea extra: En vez de elegir palabras al azar, se puede acordar utilizar palabras relacionadas con una temática concreta (animales, países, prendas de ropa, nombres de amiguitos…) o sustituir la figura del “ahorcado” por otra como, por ejemplo, un monigote encarcelado u otro que coge un globo y sale volando.

Violeta Alcocer es psicóloga.

 

Etiquetas: autoestima, jugar

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS