Tiempo libre

Diferencias entre la televisión de antes y la de ahora

La Familia Telerín, Los Chiripitifláuticos o Los payasos de la tele entretuvieron a una generación con gustos muy diferentes a los de los niños del siglo XXI. ¿Cómo es la tele de ahora?

Diferencias entre la televisión de antes y la de ahora

Las diferencias entre los programas de televisión de hace unas décadas y los de ahora pasan por la duración, el tipo de contenido e incluso el formato.

  • Duración: mientras que los antiguos programas eran largos y tenían un ritmo tranquilo, los programas infantiles actuales captan la atención de los más pequeños en poco tiempo (capítulos de 5 o 10 minutos) y a un ritmo más ágil (en menos tiempo ocurren más cosas).
  • Contenido: en España, los primeros productos audiovisuales para público infantil proyectaban afectividad, amor fraternal y la noción de familia; ahora transmiten una variedad de valores mucho más amplia: el esfuerzo, la amistad o la honradez son solo algunos de los comunes a la mayoría de series infantiles actuales.
  • Formato: Antes de la llegada de la TDT triunfaban los espacios “contenedores”, como Megatrix de Antena 3, que incluían diferentes series presentadas por uno o varios chavales que animaban a los espectadores a seguir pegados a la tele. Cuando surgen los canales con programación destinada únicamente a niños, estos espacios “contenedores” desaparecen. Ahora las preferencias de los niños de hasta siete años son las series de dibujos. Después ya es posible que les atraigan formatos más variados y en ellos entran hasta los realities generalmente los relacionados con talentos como cantar o cocinar.

¿Cómo será la televisión del futuro?

Según los estudios académicos relacionados con productos audiovisuales y público infantil, una de las características de la tele del futuro que ya se empieza a dejar ver es que tiende hacia lo transmediático. Se trata de la complementación de las historias a través de las diversas pantallas a las que se tiene acceso. Así, alrededor de un programa de televisión infantil como Peppa Pig se hace una película, se diseñan libros con historias adyacentes a la que se ve por la tele, un portal web con actividades como juegos, clips de vídeo, etc. Otra característica que vaticinan algunos investigadores es que se tenderá cada vez más a incentivar una “interactividad” entre el programa y el niño que lo está viendo. Un buen ejemplo es el caso de Dora la exploradora.

 

Asesora: Jaqueline Sánchez, Doctora en Comunicación Audiovisual, Especialista en Educación Mediática, Directora del Taller Telekids y codirectora del Curso de Experto Universitario en Producción de Contenidos Audiovisuales para Público Infantil de la Universidad Internacional de Andalucía.

 

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS