Educación del niño

5 formas de practicar los buenos tratos a la infancia

La educación a través del buen trato es fundamental, pero ¿hay distintas formas, estrategias y trucos que puedan ayudar?

En una ocasión trabajando con una mamá el tipo de crianza que estaba llevando a cabo con sus hijos y cómo se comunicaba con ellos cuando les corregía, le pregunté ¿pero así les hablas a tus hijos? “sí claro, y si no... ¿cómo?”. ¿Pero así también le sueles hablar a alguno de los padres con los que te juntas por la tarde en el parque? “Pues no, no creo…”.  La conversación nos ayudó a darnos cuenta de cómo muchas veces la forma de hablar a un niño y a un adulto es muy distinta, si alguna vez tienes dudas pregúntate, ¿así le hablaría a mi pareja? y si la respuesta es no, ya tienes una razón para trabajar el estilo comunicativo.

Cómo practicar los buenos tratos a la infancia
Foto: Istock

Los buenos tratos consisten en "Hacer más veces lo que hace bien" y no tanto lo que está bien, nos interesa practicar aquello que realmente genera un bien a nuestros hijos e hijas y que a su vez ellos normalicen esta forma de ser tratados siendo la única forma que conozcan de amar y de ser amados.

La Parentalidad Positiva consiste en ejercer los buenos tratos que todo niño y niña tiene derecho a recibir durante su infancia y no consiste en dejarles con todo, ser permisivos, no marcar límites ni pensar que ya lo aprenderán solos, más bien es la respuesta natural que todo padre y madre tiene cuando gestiona su estrés, prioriza su autocuidado y apuesta por su bienestar emocional.

Cuando estamos bien, expresarnos mejor es posible, el llanto de un niño lo toleramos mejor, nos ponemos menos nerviosos cuando dos hermanos discuten o respondemos con más paciencia porque simplemente nos estimulamos menos negativamente, por eso practicar los buenos tratos y ejercer la parentalidad positiva es algo que está estrechamente ligado a la gestión emocional.

Si quieres educar por medio de los buenos tratos, empieza con estas 5 prácticas, una cada día y después de un mes, vuelta a empezar porque todo lo que no se practica no se interioriza:

Consejos para tener buen trato con nuestros hijos
Foto: Istock

1. ¡Pregunta si quiere un beso!

Cuando saludes a un niño pregúntale si quiere que le des un beso o abrazo. Puedes expresarle el cariño con la mirada o una sonrisa, pero el contacto físico tiene que ser recibido.

2. ¡Si te miente, no le regañes!

Es mejor confrontarlo con la verdad y decirle “he visto lo que ha pasado y quiero que lo hablemos” que sabiendo lo que ha sucedido preguntarle poniéndole en una situación incómoda “¿no me habrás mentido verdad?”

3. ¡No compares, son distintos!

Sabemos que las comparaciones son odiosas pero hemos crecido con ellas y aunque no las digamos en voz alta no podemos evitar pensarlo “ojalá se portará como su hermano…“.  Es muy probable que tú sepas si eras o no el favorito de tus padres porque hay veces que no se dice, pero se sabe. No se puede pretender tener la misma relación con los hijos, lo que a veces es injusto es darles a los dos lo mismo cuando siendo diferentes tienen necesidades diferentes.

4. ¡No improvises, educa sin prisa!

A veces corregimos con prisa, desde el miedo, pensando que si no hacemos algo ya el niño se puede descarrilar, sin embargo, educar es una cuestión de confianza en lo que haces, de esperanza por lo que estás sembrando en el presente que verás en un futuro, es una cuestión de creer en el conocimiento que sustentan tus decisiones.

5. ¡No le mandes solo a pensar!

El Rincón de pensar no siempre es la solución, es una estrategia que bien empleada puede ser educativa, con acompañamiento, comprensión, empatía y una buena dirección, pero es necesario estar en sintonía y muchas veces en el aula en medio de la vorágine la propia gestión emocional del adulto no es suficiente para llevar a cabo este acompañamiento, no hay tiempo suficiente, siempre vamos corriendo y parar para ayudar a pensar no es fácil.

También te puede interesar:
Leticia Garcés

Leticia Garcés

Pedagoga. En 2010 fundó Padres Formados, desde donde imparte cursos de  formación a familias y profesionales en temas relacionados con la Educación Emocional y la Parentalidad Positiva tanto presencial como online, a nivel nacional e internacional (Colombia y México).

Continúa leyendo