Mindfulness en casa

5 juegos para descubrir los beneficios del silencio

Los niños necesitan el silencio para poder crecer interiormente, ya que este potencia capacidades y les ayuda a encontrar su equilibrio, ¿cómo logarlo?

Vivimos en un mundo agitado por las prisas de la producción, por el bullicio externo y continuo, el tránsito, los conductores estresados, supermercados y tiendas con música donde el alto volumen impide conversar. Nos encontramos cada día con ruido que estresa nuestras mentes y, sin embargo, dedicamos muy poco tiempo a encontrarnos en el silencio.

El silencio es el lugar en el que nos descubrimos a nosotros mismos, el lugar desde donde podemos crecer y nutrir nuestra interioridad. Cultivarlo en los niños es ofrecerles un espacio donde poder escuchar, sentir y cuidar de su “refugio interno”, para que así, puedan crecer fuertes interiormente. Llenos de imaginación, creatividad, empatía, amor y, como no, sabiendo estar a solas consigo mismos.

Beneficios del silencio

Los juegos de silencio son usados en diferentes metodologías educativas y prácticas contemplativas puesto que tiene numerosos beneficios para la salud de nuestra mente. Facilita encontrar el equilibrio interno que necesitamos. Veamos algunos de los beneficios más importantes:

  • Potencia la creatividad, la concentración y la empatía. 
  • Facilita la resolución de problemas porque nos ayuda a encontrar y escuchar nuestra respuesta interior.
  • Facilita la asertividad puesto que permite la escucha interior.
  • Te permite saber estar contigo mismo desde la aceptación

Juegos para descubrir el silencio

Y, como necesitamos del silencio para seguir creciendo interiormente, te proponemos varios ejercicios que podrás realizar como un juego con tus hijos. Un juego en el que el silencio será vuestro mejor amigo.

Siéntate frente a tu hijo en el suelo, o en vuestro lugar de meditación, y prepárate para disfrutar de vuestro encuentro:

  • Apaga el televisor, las pantallas y los móviles y empezad el día con un “baño de silencio”. Sintiendo tu respiración. El baño será de 20 segundos, aunque según la edad de tu hijo puedes incrementarlo. Aprovechando que acabas de levantarte y estás más relajado, inicia el día con el “baño” lleno de la calma de tu respiración profunda. Simplemente, presta atención al movimiento de tu respiración en tu cuerpo. Para este ejercicio puede ayudarte el poner tus manos sobre tu barriga, en tu pecho o cada una en uno de estos lugares.
  • Al “baño de silencio” puedes añadirle otro ingrediente positivo. Cerrad suavemente los ojos y repetid interiormente y de forma calmada: “Estoy en paz, me siento bien”.
  • Cerrad suavemente vuestros ojos, esbozad una suave sonrisa y permaneced tan quietos y silenciosos como un gran árbol sabio. Podéis permanecer así durante 30 segundos o 1 minuto, según la edad de tus hijos.
  • Sentaros en la naturaleza, en un lugar tranquilo y alejado de ruidos. Concéntrate en las diferentes partes de tu cuerpo y en las sensaciones que percibes. Permanece en ellas, junto al silencio que te envuelve.
  • En el silencio de la noche, podéis sumergiros a sentir ¿qué aprendí hoy? ¿Qué fue lo que más disfruté? Y, en estas silenciosas reflexiones, puedo poner mi mano sobre mi corazón para sentir el amor y la gratitud por el día que pasé.

Después de estos juegos de silencio, podéis compartir entre vosotros qué habéis sentido, qué cosas ocurrieron en vuestro interior en ese tiempo, para así crear un lugar seguro y de contención entre vosotros donde compartir vuestro mundo interno. Un lugar donde hacer grande vuestro “refugio interior”.

Y, para terminar, te invito a una última experiencia:

Cierra ahora tus ojos y siente los estímulos y ruidos que te rodean. Después, navega hacia tu interior para sentir que, dentro de ti, también hay un lugar lleno de silencio que espera encontrarse contigo.

Feliz silencio.

 

Belén colomina es Psicóloga y Psicoterapeuta Gestalt especializada en infancia y adolescencia, acreditada por la AETG y FEAP, además es Directora del área “Aprender y Educar para ser feliz”, Elephant Plena, en donde realiza grupos de mindfulness con niños, adolescentes y familias. 

Psicoterapeuta y docente en el Instituto de Terapia Gestalt de Valencia y Elephant Plena es también profesora colaboradora de la Universidad Internacional de Valencia e Instructora de Mindfulness en el Ámbito Educativo.

Autora de los libros "La adolescencia. 7 claves para prevenir los problemas de conducta", Ed. Amat y "Mindfulness para Familias. Una maravillosa expedición con miles de estrellas", Ed. Desclée de Brouwer.

Continúa leyendo