Juegos

6 trucos para que los niños aprendan inglés jugando

Aprender inglés puede ser para los niños un mero juego, una actividad divertida y estimulante. Hablamos de trucos y consejos con los que los peques pueden aprender inglés jugando. ¡Toma nota y a disfrutar aprendiendo!

aprender ingles
foto istock

Quizá, aprender inglés en edad adulta nos parezca algo aburrido y complejo. Sin embargo, hacerlo en edades tempranas resulta tremendamente divertido y sencillo a ojos de cualquier niño.

De entrada, puesto que tienen una habilidad innata para adquirir y desarrollar el lenguaje de una forma natural e intuitiva, interiorizar una segunda lengua no les supone ninguna dificultad. De hecho, es sorprendente observar cómo absorben, sin ni siquiera pretenderlo, todos los sonidos que les rodean.

Sin embargo, que tengan facilidad no quiere decir que no necesiten estímulos externos para aprender un nuevo idioma. Y, en ese sentido, los padres tienen un papel crucial.

La mejor forma de conseguir que los pequeños se familiaricen con el inglés de una forma placentera y divertida es a través del juego. Una herramienta fundamental que, en el caso del aprendizaje de idiomas, permite ampliar vocabulario a la vez que se refuerzan otras áreas de conocimiento como ciencias naturales o matemáticas.

Desde Helen Doron, siempre animamos a los padres de nuestros alumnos a divertirse con sus hijos jugando, aprendiendo y, lo más importante, reforzando lazos afectivos, de vital importancia también para el desarrollo personal de los pequeños.

Las vacaciones son un periodo ideal para compartir momentos en familia y poner en práctica algunos trucos para integrar el inglés en su día a día de una forma agradable y natural. Algo que agradecerán en el futuro.

Trucos y consejos para aprender inglés de una forma divertida

1. Espontaneidad

Según hemos observado a través de nuestra propia experiencia, cuando los niños están concentrados en el juego o en la actividad que están realizando, llega un momento en el que se olvidan de todo lo demás y eso les ayuda a utilizar el idioma de una forma espontánea, sin miedo a equivocarse y sin sentido del ridículo. Así, sin darse cuenta, empiezan a poner en práctica todo lo aprendido.

Si, por el contrario, no se divierten, es muy difícil que conecten de forma natural con el idioma y que sean capaces de asimilarlo como lo hacen con su propia lengua materna.

2. Refuerzo positivo

Utilizar el refuerzo positivo como herramienta de estimulación y validación de lo que están haciendo (aunque se equivoquen) mejora la autoestima de los niños y les hace no tener miedo a intentarlo, a probar y a poder equivocarse.

No se trata de premiarles por una frase bien dicha o una actividad realizada adecuadamente, sino de crear un ambiente en el que se sientan seguros y confiados, en el que un error no signifique un fracaso, sino un estímulo para volver a intentarlo.

Incluso cuando se sienten bloqueados, no quieren participar en el juego, pierden o lo hacen mal, la respuesta debe ir siempre dirigida a que no tengan miedo y no piensen que equivocarse va a suponer tener una consecuencia negativa.

3. Escucha pasiva

La escucha pasiva es una de las fórmulas más inteligentes de aprender inglés. Por eso, es recomendable exponerlos a diario al idioma para que no pierdan el contacto con el mismo y lo interioricen como algo natural y habitual.

Lo ideal es integrarlo de algún modo en su vida diaria sin forzar la situación. Esto podemos lograrlo a través de diferentes alternativas como escuchar canciones en inglés en determinados momentos del día, ver sus dibujos preferidos en versión original, leerles el cuento de antes de ir a dormir en este idioma…

De 20 a 40 minutos al día son suficientes y ni siquiera es estrictamente necesario que tengan los cinco sentidos en ello. Escucharlo de fondo ya les ayuda a absorber ciertos sonidos y palabras sin esfuerzo.

4. Lectoescritura

A partir de la escucha pasiva, los niños van adquiriendo destrezas para posteriormente hablar, leer, escribir y, por último, comprender la gramática.

Sin embargo, desarrollar la lectoescritura a edad temprana (incluso desde bebés) es una forma de acercarles el difícil mundo de leer y escribir en un idioma diferente de una forma fácil y divertida.

Para ello, según la edad del niño, puedes utilizar cuentos en inglés, libros ilustrados de vocabulario, puzzles de letras, letras y números imantados, una simple hoja de papel con colores, etc.

5. Paseos entretenidos

Teniendo en cuenta que a los pequeños les encanta jugar con papá y mamá y que hay momentos en los que se aburren soberanamente como, por ejemplo, en los trayectos en coche, un truco es aprovechar estos instantes para distraerlos aprendiendo. En estos casos, así como en cualquier paseo por la calle o por el parque, se puede optar por juegos como I spy (Veo, Veo en inglés) o Words Chains (Palabras encadenadas).

6. Nuevas tecnologías

El juego es un recurso infalible para que los niños conecten con sus intereses, presten atención y se diviertan al tiempo que adquieren nuevas habilidades.

Jugar a través de la tablet o del móvil de papá o mamá lo hace aún más divertido y despierta su curiosidad.

Hoy en día existen numerosas aplicaciones y juegos online para que los niños puedan seguir ampliando sus conocimientos en inglés. Por ejemplo, a través de la página web de Helen Doron se puede acceder, de forma gratuita, a una serie de apps desarrolladas por expertos en lingüística para trabajar diferentes áreas y conceptos:

• Juega en el Kangi Club. Kangi Club es un lugar mágico donde los niños de 2 a 8 años pueden encontrar más de 100 juegos a través de los que aprender a hablar, entender y leer inglés con fluidez.

• Helen Doron Read. Con esta aplicación fácil de usar, aprender a leer en inglés es una experiencia agradable. Los niños pueden escuchar la palabra hablada correctamente, ver la ortografía y practicar cómo pronunciar la letra, la palabra y la oración. Además, la función de grabación le permite grabarse a sí mismo leyendo el cuento para reproducirlo después.

• Canta junto al Song Club. Song Club es un canal de YouTube de Helen Doron con decenas de canciones y vídeos con versión karaoke para niños de 0 a 6 años.

• Aprende con Bedtime Stories with Grandma. Una aplicación pensada para que los niños practiquen inglés de una forma relajada y entretenida antes de irse a dormir. La británica Granny Rosella es la encargada de leer a los niños historias, de 7 a 10 minutos de duración cada una, acompañadas de textos luminosos e ilustraciones de cuentos clásicos, que ayudarán a los niños de entre 3 y 8 años a mejorar su inglés y comprensión de manera divertida y natural.

Continúa leyendo