Aprender jugando

5 Actividades para mejorar la memoria de los niños

Con unos hábitos saludables y ejercicios que fomenten su motivación por aprender se pueden lograr grandes logros en lo que respecta al desarrollo de la capacidad para retener conceptos en los más pequeños.

Niño jugando (Foto: iStock)
Niño jugando (Foto: iStock)

Aunque la memoria no es el único pilar del aprendizaje, y menos desde que la educación ha evolucionado en los últimos años, es indiscutible que este es un componente fundamental del conocimiento para el ser humano. 

Los niños, como esponjas que son, aprenden mucho por observación y memorización, sobre todo en lo que a procesos se refiere, ya que por mucha habilidad que tengan, si no han memorizado y practicado cómo hacer algo, es mucho más difícil que lo aprendan. 

La memoria, como casi todo en la vida, se puede potenciar a base de trabajar con ella. Se puede tener una mejor o peor base, pero con constancia y responsabilidad todos los niños pueden desarrollarla. Ojo, no solo con esto, ya que malos hábitos como la falta de horas de descanso o el uso excesivo de la televisión o los dispositivos electrónicos en general no ayudan a mejorar la memoria, sino más bien a todo lo contrario. 

Por lo tanto, para mejorar la memoria de los peques es necesario inculcarles hábitos saludables -también alimentarias-, rutinas en lo que a los horarios de descanso se refiere, y motivarles a través de actividades de aprendizaje que les alejen de los dispositivos unidireccionales, tales como la televisión. Estas cinco actividades son perfectas para ello.

Las letras de las canciones

La música ofrece un sinfín de virtudes, y no solamente incide en el estado anímico. También ayuda a que los niños amplíen su vocabulario y a que aprendan nuevas cosas a través de la memorización de sus letras. Las estaciones, los meses, los números… Son muchos los conceptos que en la escuela infantil se empiezan a enseñar a través de las canciones y la repetición de las mismas. Cuando son un poco más mayores y están preparados para empezar a tocar algún instrumento, la música es una herramienta fantástica para potenciar la memoria también.

Asociar conceptos

También les ayuda a desarrollar la memoria asociar conceptos, ya sean dibujos, figuras, cartas o fotos. Es el concepto del juego memory, el clásico de toda la vida que sigue estando 100% vigente en los tiempos que corren. 

La geometría

Descubrir las formas geométricas es la mejor manera de introducirles en las matemáticas, pero además les ayuda a potenciar la memoria fotográfica, que será fundamental a lo largo de sus vidas. Uno de los juegos con figuras más efectivos para la memoria es tratar de memorizar distintas composiciones y luego repetirlas sin mirarlas.

Los cuentos

Hay hasta tres formas de trabajar la memoria, que se nos ocurran a bota pronto, a través de la lectura: contándoles un cuento y pidiéndoles luego que sean ellos los que te lo cuenten a ti o a su hermano pequeño si lo hubiera, por ejemplo; a través de las ilustraciones, jugando a memorizar cosas que aparecen en ellas; y simplemente con la repetición. Al leer un libro a menudo, los peques son capaces de retener partes completas del libro. 

Juegos de mesa

Ya hemos hablado anteriormente del juego tipo memory, pero también funcionan bien otros juegos de mesa para potenciar la memoria como el pictionary, en el que tendrá que representar algo que ha leído antes, en juegos tradicionales de cartas como el chinchón, donde es importante recordar qué ha salido antes y qué no, o juegos de estímulos visuales en las que se deben repetir secuencias, estilo Simón, aquel juego electrónico con el que crecieron varias generaciones. 
 

También te puede interesar:

Continúa leyendo