Actividades con niños

Actividades sensoriales para niños

La estimulación sensorial es una de las mejores maneras de fomentar el aprendizaje de los niños y niñas. Te descubrimos algunas actividades muy útiles e interesantes.

Las actividades sensoriales son adecuadas para cualquier edad. Para los niños y niñas de 1 a 3 años supone todo un despertar a los sentidos. Mientras que para los más mayores se convierte en toda una experiencia de juego independiente.

De una manera o de otra te recomiendo que pruebes las actividades sensoriales para niños porque son un magnífico detonante de juego y aprendizaje. No olvidemos que en este tipo de propuestas sensoriales los protagonistas son los sentidos y a través de ellos se perciben todo tipo de sensaciones, que son una gran fuente de conocimientos.

Actividades sensoriales para niños
Foto: Istock

Hay muchos tipos de actividades sensoriales para niños que podemos hacer en casa, para activar los sentidos y el desarrollo cognitivo de manera amena y divertida.

Seguramente cuando pienses en actividades sensoriales, pienses en desorden y manchas. Bueno, no lo niego, forman parte de la experiencia. Pero existen muchas formas de plantear actividades sensoriales sin que el caos tenga que formar parte de ellas. Solo tienes que seguir estos consejos para crear propuestas educativas sensoriales con las que te sientas más cómoda.

Usa contenedores y recipientes grandes. Piensa que cuánto más grande sea el espacio de juego, más cómodo se sentirá tu peque jugando y experimentando. Si limitas el juego a una pequeña bandeja, probablemente todo acabará fuera. Recuerda que no pueden controlar sus movimientos y que para ellos puede resultar muy frustrante estar delimitados, sin poder jugar con tranquilidad. Así que opta por opciones amplias, del tipo cajas para guardar la ropa o una caja de cartón.

Además, te recomiendo que pongas debajo del contenedor un mantel de plástico, una sábana vieja o una toalla. Cualquier cosa vale para que cuando haya terminado de jugar, solo tengas que retirar el recipiente y recoger el mantel que hayas puesto. Te aseguro que los “daños” serán menores.

Ten en cuenta tanto los intereses de tu peque, como la destreza o habilidad que esté queriendo desarrollar en esos momentos. Tan sólo tienes que observarle para saber si está queriendo recortar más, o tiene mayor curiosidad por las letras, los números o algún insecto. Observa y planea tu propuesta sensorial en función de ello.

Y, por supuesto, preparar solo actividades sensoriales con las que tú te sientas cómoda. No todos los días tenemos el mismo ánimo o ganas de preparar algo que sabemos que, de una manera u otra conlleva recoger. Así que tenlo también en cuenta.

Ideas de actividades sensoriales

Se pueden plantear muchas propuestas sensoriales para niños en casa. No hacen falta muchos materiales y, casi siempre, puedes prepararlas con cosas que tengas por casa.

Una de las actividades sensoriales que más les gusta a los niños son aquellas con agua. Plantea un gran recipiente con un poco de agua y añade esponjas, muñecos y un dosificador con un poco de jabón mezclado con agua. Tu peque se entretendrá lavando a sus muñecos. No pueden ser solo bebés, también animales, pequeños muñecos o dinosaurios.

Ideas útiles de juegos sensoriales para niños
Foto: Istock

Otra propuesta sensorial con agua sería añadiendo cuencos, cazos, pipetas, cucharas, cucharones, y permitir que jueguen a trasvasar el agua con todos estos materiales.

El agua no es el único elemento divertido para las actividades sensoriales de niños, también podemos preparar grandes propuestas con pasta o arroz. Si te animas y tiñes la pasta o el arroz, será aún más colorido, aunque no es necesario. Un recipiente con arroz, macarrones o cereales con cuencos, cucharones y platitos, son todo un entretenimiento para los niños.

Si en vez de cucharones y cuencos, pones camiones y vehículos, también puede ser muy divertido. Y si sustituyes el arroz o la pasta por cacao o arena, los vehículos se deslizarán por el nuevo elemento.

Cuando tengas un día más atrevido puedes mezclar el cacao o tierra con un poco de agua y tendrás barro. Este viene genial para manchar todos sus muñecos y animales para luego lavarlos. El entretenimiento está más que asegurado.

Los elementos naturales también pueden servir para preparar actividades sensoriales. Por ejemplo, unas cuantas hojas secas, unas tijeras y unas troqueladoras. Tu peque disfrutará recortando y perforando las hojas.

Como ves es muy sencillo preparar propuestas sensoriales con las que los niños y las niñas disfruten jugando y aprendiendo. Las habilidades y destrezas que se desarrollan son múltiples, además de ser un gran refuerzo para el lenguaje. Solo tendrás que fijarte cómo irá narrando el juego, creando historias, conociendo nuevas palabras de los materiales que añadas y, por supuesto, todas las sensaciones que le aportarán las actividades sensoriales.

No dudes en ir probando diferentes propuestas, ya que comprobarás que en algunas tu peque se sentirá más cómodo que en otras. Sin olvidar que cada una de ellas le aportará nuevas experiencias.

También te puede interesar:
Mónica Palacios

Mónica Palacios

Aprendiendo a ser madre, mientras comparto todo lo que aprendo Cuando me dijeron esa típica frase de “Cuando seas madre, tu vida cambiará”, no imaginaba cuánto. Mi hija llegó para cambiarlo todo y hacerme ver que solo quería ser la mejor versión de mí misma para ser la madre que ella necesitaba. La conciliación laboral fue imposible, y pronto supe que no volvería a mi anterior trabajo de profesora de alemán. Comencé a leer y formarme, y sentir la necesidad de compartir todo lo experimentado y sentido con otras madres. Así comenzó Los Cuentos de Mamá, como una voz más de una madre que admite sus errores, aprende, llora y ríe en la tarea más difícil que asumimos al ser madres y padres: la crianza. Los Cuentos de Mamá ha ido creciendo hasta convertirse en una gran comunidad, tanto en las redes sociales, como en el blog. Una comunidad que se nutre de las ideas y propuestas que comparto sobre juego independiente, crianza, libros, manualidades y actividades sencillas con las que seguir fomentando el asombro, la imaginación, la creatividad, la diversión y el aprendizaje de nuestros hijos.

Continúa leyendo