Vuelta al cole divertida

Amenizar su vuelta al cole

4 minutos

Muchos adultos sienten depresión postvacacional al volver al trabajo. Los niños también tienen su particular tristeza al volver al cole, aunque se la podemos hacer más amena.

Amenizar su vuelta al cole

Mucho se habla de la depresión post vacaciones en los mayores, que tienen que volver a ganarse sus garbanzos después de unas, cada vez más, racionadas vacaciones. Pero qué decir de los pequeños que llevan meses sin pisar las aulas y qué de los más pequeños aún que acuden por primer curso al colegio o a la guardería.

 

Y qué decir de los abuelos que si han pasado días de calidad con los nietos van a llevar fatal la nueva situación (aunque no hay que negar que para algunos comenzarán las auténticas vacaciones). También en ambos casos puede producirse una ligera depre con la que hay que contar, como sucede tantas veces con las situaciones nuevas.

Y luego está el caso de los abuelos que han estado alejados de los pequeños durante un buen tiempo del verano y que enseguida tendrán la oportunidad de revancha.

Sea como sea, a unos y a otros, nietos y abuelos, claro, que lo de los mayores es otro cantar, lo importante es ayudarles a tomar las cosas con humor y con algunos toques de "viva la diferencia", que es una buena manera de aceptar lo que llega con cierta sabiduría.

Qué hacemos con los niños

Sobre todo, si nos centramos en los niños lo ideal sería tener la oportunidad de hacer con ellos algunas actividades que les hagan recordar siempre esos primeros días de cole como un regalo en lugar de cómo una tortura.

En Great Moments alabamos y propiciamos el sentido del humor e incluso unas dosis de picardía que convierten la relación abuelos-nietos en una de complicidad. Así que, por ejemplo, proponemos ir a buscar a los niños al colegio el primer viernes de cole (o el día que os interese o el que os hayan atribuido); pero no, eso no es una actividad divertida, pues no, salvo que vayáis con un nutrido número de  globos de colores, lo cual ya es un “cante” genial, pero hay algo más, como puede ser por ejemplo montar en el coche a vuestros nietos o a uno, dos…los que tengáis, con unos amigos, dadles los globos y que escriban un mensaje… y dejarlos escapar.

El hecho de ver los globos volar es un espectáculo que a los niños puede volverles locos. Si además llevan un mensaje al espacio se sentirán estrellas.

 

Pero podéis preparar algo menos complejo para poner punto festivo a los primeros días de clase; simplemente aprovechar el tiempo aún veraniego para llevarles a la heladería que más les guste y que puedan mezclar los sabores y los colores más extraños, aunque sean los de Bob Esponja, sin que nadie les lleve la contraria.

O una merienda como las de antes, con chocolate con churros o tortitas con nata, recordando lo que hacíais con sus padres. Es más, lo ideal es que recordéis el mayor número posible de anécdotas con las que acompañar el dulce. Los niños, cuanto más pequeños, más adoran escuchar los avatares de sus padres, y aunque parezca mentira también es una manera de enviarles mensajes educativos. Y, sobre todo, es otra forma de crear unos lazos especiales entre abuelos y nietos, convirtiéndoos en una especie de “ cuentacuentos” narradores de historias con mucha realidad y con toda la fantasía que queráis ponerle, que también la agradecen.

¿Pantallas? ¿Hemos dicho pantallas? No. Es más, aunque los abuelos no sean educadores, a su manera pueden pasar algunos mensajes educativos. Y alejarse algunos ratos de ordenadores, móviles y tabletas es una de las fórmulas, como decíamos más arriba, sustituyéndolos por la historia de aquella vez que su madre se perdió cinco minutos en un parque o la anécdota de su padre que el segundo día de colegio preguntó por qué tenía que volver si ya había ido la víspera.

Es cierto que son historietas que duran bastante menos que un capítulo de Peppa Pig, pero estamos convencidos de que tu imaginación y tu probada capacidad para la gestualidad seguro que se confabulan para hacerlas durar más tiempo.

Y luego hay otros aliados, como el cubo de Rubik, alternativa a cualquiera de los juegos con los que polucionan tu móvil o colorear mandalas, una actividad en la que podéis acompañarles y que es más tendencia que los sudokus. Y los puzzles, las construcciones de madera, el lego, los juegos de cartas de familias… Seguro que encontráis la opción de jugar con ellos, que es la manera de demostrarles el cariño que les tenéis y lo cerca que vais a estar de ellos ahora y todo el curso.

 

Equipo Great Moments

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS