Nuevas metodologías de educación infantil

Aprendizaje cooperativo: qué es y cómo se aplica

¿Sabes qué es el aprendizaje cooperativo y qué enseñanzas clave aporta a nuestros hijos? Enrique Escandón, director de Comunicación, Marketing y Formación de diferentes colegios, nos explica en qué consiste y cómo se aplica en las aulas.

Vivimos peligrosamente un cambio de etapa en el ámbito educativo... Cambio de paradigma, cambios de leyes que sustentan la educación, profunda crisis en un modelo educativo en el que padres y profesores fueron formados en un siglo anterior, teniendo la enorme responsabilidad de formar para un siglo de incertidumbres…

Tenemos claro que hay cuatro ámbitos que definirán al universitario/empleado de este siglo: la capacidad de re- aprender, el dominio de idiomas, las habilidades sociales y de gestionar emociones y la competencia tecnológica.

Todos estos aspectos se tornan hoy en día en pieza fundamental, muchas veces más que lo propiamente académico centrado en contenidos, que se da por supuesto de todo centro educativo.

  • Es fundamental saber, conocer, comprender, pero en un mundo en constante cambio es fundamental saber re-aprender, ya que será frecuente la evolución de los procesos.
  • Es fundamental la tecnología, se estima que en diez años se verá incrementada la oferta de forma exponencial en el ámbito laboral en este sector.
  • Es muy importante dominar otros idiomas, conocer otras culturas, ya que en esta aldea global, cada vez más tenemos que plantear aspectos profesionales que nos sitúan fuera de las fronteras.
  • Pero sin duda alguna, si hay un aspecto que es importante es la personalidad, las habilidades sociales, el correcto dominio de las emociones, aportando una más de las inteligencias de H. Gadner.

Para ello en la escuela florece la implementación de la metodología basada en el aprendizaje cooperativo. Suelo oír comentarios al visitar colegios en los que me lo comparan con nuestro trabajo en grupo de la EGB, pero nada más lejos de la realidad.

El aprendizaje cooperativo, del que Spencer Kagan, Pere Pujolas o los hermanos Johnson tanto han contribuido a dar a conocer, nos sitúa en un escenario en el aula con grupos de 4 alumnos, donde es importante que sean mixtos y tengan un reparto heterogéneo en función de perfiles y capacidades.

Los alumnos deben aprender a conocer e interactuar con todo tipo de personalidades, hecho que les enseñará mediante diversas técnicas a gestionar aquellas diferencias que aparecen al trabajar juntos.

Toda actividad se desarrolla en periodos de tiempo no superiores a la capacidad de atención que tienen nuestros alumnos, debemos tener en cuenta que el punto de vista del alumno es el que importa, y debemos orientarle a conocer sus puntos fuertes en el aprendizaje para conseguir que esté motivado, activo e involucrado en su propio aprendizaje.

No nos extrañará pasar por un aula donde estén levantados, moviéndose, y hablando, eso es precisamente lo que la neurociencia nos indica que es necesario para mejorar la atención y el oxígeno en el cerebro.

Cuanto más consigamos que los alumnos se conozcan, con actividades del tipo “Encuentra a alguien que…” más seguridad podremos tener en tener controlado el ambiente de aula, y por lo tanto poder trabajar en minimizar el desarrollo de alumnos que no se encuentren integrados, que se les discrimine por sus diferencias o lo que es peor, casos de acoso escolar.

Por un lado, tenemos alumnos que necesitan moverse, necesitan un aprendizaje basado en lo visual, en aspectos que les permitan investigar y crear, por otro lado, tenemos docentes desencantados con el modelo tradicional, pero a los que les cuesta lanzarse a este maravilloso mundo de dejar al alumno aprender para ser el docente el guía hace ese descubrimiento.

Si todos nos implicamos, nos formamos, podemos llegar a tener generaciones formadas para un mundo incierto, alejándonos de la generación nini que tantos malos titulares aporta, siendo conscientes de que como sociedad es nuestra responsabilidad dar la mejor educación a nuestros alumnos.

Hoy en día hay que generar sinergias de confianza en el mundo educativo, visitar los colegios que son paradigma de la innovación, para aprender de sus errores. Siempre el que inicia, se puede equivocar, pero sirve de aprendizaje al que viene detrás.

Hoy en día el aprendizaje cooperativo es sin duda una de las mejores metodologías existentes para trabajar en el aula, con diferentes perfiles de alumnos y con distintos niveles de aprendizaje. Quedáis invitados a conocerlo.

Artículo escrito por Enrique Escandón, director de Comunicación, Marketing y Formación de Colegios Alameda de Osuna, Arcángel Rafael y Ábaco. 

Continúa leyendo