Cerebro de los niños

El cerebro de los niños es mucho más inteligente que el de los adultos

Una investigación certifica que el cerebro de los niños y niñas emplea ambos hemisferios cerebrales, al contrario que en el caso de los adultos, por esta razón los menores se recuperan de una forma más rápida y mejor de las lesiones neuronales.

padre e hija jugando
Fuente: iStock

Según informan los expertos, cada lado del cerebro está relacionado con unos aspectos cognitivos determinados. Por ejemplo, en una división muy general, el hemisferio izquierdo domina todo lo que tiene que ver con el lenguaje y el hemisferio derecho está directamente relacionado con las emociones. De esta distribución de tareas viene la creencia popular de que el hemisferio derecho está relacionado con la creatividad mientras que el izquierdo lo está con el análisis riguroso. En cada persona predomina uno u otro y, sin embargo, en los bebés y en los niños no funciona así.

¿Cómo funciona el cerebro de los bebés y de los niños?

Neurocientíficos del Centro Médico de la Universidad de Georgetown han realizado un nuevo estudio publicado en la revista PNAS que recibe el título de 'La base neural del desarrollo del lenguaje: cambios en la lateralización con la edad'. La investigación ha desvelado que los bebés y los niños pequeños emplean los dos hemisferios del cerebro cada vez que realizan una tarea, al contrario de lo que hacen los adultos: concentrar la tarea en un único hemisferio.

A través de los estímulos del exterior, el cerebro de los adultos recibe grandes cantidades de información de todo tipo y para procesarla, la derivan hacia uno de los dos hemisferios, aunque luego la trabajen de forma interconectada. Cada vez que realizan una tarea, uno de los dos hemisferios la asume y se centra en ella. En cambio, cuando los bebés y los niños reciben información de fuera, no hay reparto y activan ambas áreas del cerebro.

La investigación se centró en analizar la diferencias entre la actividad del cerebro de niños sanos de entre 4 y 13 años y el de adultos sanos de entre 18 y 29 años. Para ello, los expertos sometieron a los voluntarios a varias pruebas de comprensión. Entre ellas, un análisis sintáctico de oraciones.

Los resultados arrojaron que el cerebro del primer grupo, los peques, activaba el lenguaje en el lado izquierdo pero también el lado derecho para comprender el significado de las frases. Sin embargo, en los adultos, solo se activó el hemisferio derecho cuando leían en alto frases con carga emocional.

Los expertos deducen que este hallazgo explica por qué los niños se recuperan de las lesiones neuronales mucho antes y mejor que los adultos. Elissa Newport, directora del Centro de Plasticidad y Recuperación del Cerebro y que colabora con la Universidad de Georgetown, asegura que es una gran noticia "para los niños que experimentan lesiones neuronales" y explica que en el caso de algún tipo de fallo un hemisferio compensa al otro: "Por ejemplo, si el hemisferio izquierdo se daña por un accidente cerebrovascular perinatal, uno que ocurre justo después del nacimiento, un niño aprenderá el lenguaje usando el hemisferio derecho, y un niño nacido con la parálisis cerebral que daña sólo un hemisferio puede desarrollar las capacidades cognitivas necesarias en el otro hemisferio".

El fin del neuromito

Este descubrimiento también sirve para desterrar un falso mito en la enseñanza que tiene que ver con la implicación del hemisferio izquierdo y derecho en las tareas de los niños. Desde siempre se ha utilizado la división de tareas en los hemisferios para explicar que hay niños que son más aptos en unas tareas del aula o áreas específicas del aprendizaje que en otras. Sin embargo, como hemos visto con este estudio, eso no funciona así. La Educational Neuroscience de Londres lo sabe y ha enfocado la educación hacía un aprendizaje global del cerebro. Esto quiere decir que en los ejercicios diarios de los niños y niñas, buscan un equilibrio en el procesamiento para desarrollar ambos hemisferios a través de mezclar aspectos analíticos y creativos en una misma tarea.

Estos métodos de enseñanza pretenden acabar con la frustración de los alumnos o alumnas que se ven menos válidos en algunas tareas y busca brindarles nuevas oportunidades para encarar al aprendizaje a través de nuevas formas.

Foto Carla

Carla SMG

Soy periodista y algún día también seré escritora. Me gusta jugar con las palabras para crear mundos y derribar muros, para contar historias, informar, concienciar, emocionar e inspirar. Vivo de atardeceres líquidos, escapadas al monte y recuerdos en hojas de papel.

Continúa leyendo