Las ventajas del coleccionismo

Beneficios de que los niños hagan colecciones

Ya sean cromos, libros o pegatinas… Que los niños hagan colecciones es muy bueno para ellos. ¿Qué tal si animas a tus hijos con esta afición tan educativa? Mira los beneficios.

Cromos, sellos, pegatinas, muñecos… Hacer colecciones es la afición clásica por excelencia. Muchos serán los mayores que recuerden cómo de pequeños se dedicaban a coleccionar aquello que más les gustaba. De hecho, algunos de ellos puede que aún mantengan este hobby que esconde tantos beneficios. ¿Quieres que tu hijo se aproveche de ellos?

No es una actividad nueva, desde siempre ha habido un gran interés en los niños por hacer colecciones, ya sea de muñecos, de cromos o incluso de libros. De hecho, más allá de las colecciones por entregas también es una afición que puede hacerse sin seguir las modas, simplemente porque se quiere coleccionar algo que llama la atención, como llaveros, postales, tazas

Lo cierto es que más allá del entretenimiento, el coleccionismo puede aportar a los niños multitud de ventajas para su desarrollo. Es un pasatiempo divertido y educativo para los más pequeños de la casa, aunque, como decimos, en algunos casos puede que les acompañe hasta su edad adulta. ¿Quieres saber todos los beneficios que tiene coleccionar para ellos?

coches
Fuente: iStock

¿Qué puede aportar a los niños hacer colecciones?

Practicar el coleccionismo aporta a los más pequeños más beneficios de los que pensamos:

  • Se trabaja la perseverancia. Cuando se empieza una colección, normalmente se completa al cabo de un tiempo, por lo que entender que se trata de un proceso largo les ayuda a ser perseverantes para lograr su objetivo: la colección completa.
  • Se aprende a ser paciente. Por norma general, a la mayoría de niños le cuesta tener paciencia (de ahí que muchos siempre quieran conseguir lo que quieren en todo momento). Hacer colecciones por entregas o bien ir coleccionando poco a poco les ayuda a ser pacientes y trabajar la frustración.
  • Se desarrolla la organización. Mientras se va completando la colección, es esencial que esté ordenada (en muchos casos incluso numerada y etiquetada) y esto ayuda a fomentar la organización de los pequeños.
  • Se estimulan algunas habilidades sociales, ya sea tanto con amigos, como con compañeros de colegio o familiares. Hay que pensar que en muchos casos se intercambian objetos con otras personas que hacen la colección, además de compartir gustos y sensaciones.
  • Se mejoran algunas habilidades académicas. Aunque pueda parecer una tontería, las colecciones mejoran habilidades como la lectoescritura, la comprensión lectora y el cálculo. Por ejemplo: se mejora el cálculo al enumerar los objetos o al pensar en los fascículos o piezas que queden para terminar.
  • Se pueden aprenden muchos conocimientos. Esto dependerá del tipo de colección, pero muchas de ellas esconcen muchos conocimientos que los niños aprenderán sin darse cuenta mientras se entretienen. Es una manera muy eficaz y divertida de aprender cosas nuevas.
  • Se adquieren puntos positivos como el ahorro. Si los niños son más mayores y son ellos los que se compran las piezas, aprenderán a ahorrar para poder seguir completando su objetivo.
  • Se desarrolla la responsabilidad. Ordenar la colección y mantenerla cuidada es, sin duda, una manera de que los niños aprendan a ser responsables con sus cosas. Un valor que podrán extrapolar a otros puntos de la vida, como ordenar su habitación.

Continúa leyendo