El poder del lenguaje

Caca, culo, pedo, pis. ¿Por qué les fascinan estas palabras?

2 minutos

Cuando un niño dice este tipo de palabras lo hace porque intuye que expresarse con este tipo de palabras groseras será objeto de una atención exclusiva por parte de los adultos.

También te puede interesar: 8 pasos para terminar con las palabrotas
niñas riéndose

Expresan estas palabras escatológicas a todas horas y en todos los lugares porque el niño ve que provoca reacciones incómodas en los adultos y señales de vergüenza.

Es entre los 3 y los 5 años el niño descubre el lenguaje y lo utiliza para expresarse. Es en este periodo cuando suelen aparecer las primeras palabrotas. El pequeño demuestra un interés especial en aquellas palabras que tienen que ver con los genitales y las cacas. Palabras que le llaman la atención y que expresa con énfasis.

Son esas palabras que les hacen gracia

Los niños experimentan placer al repetir tanto en voz alta como baja la expresión: “caca, culo, pedo, pis”. Además de hacerlo para provocar la atención del adulto, lo hacen porque les parecen graciosas.

Es una etapa más dentro del desarrollo normal de la infancia caracterizada por una risa generalizada y, en ocasiones, acompañada por un exhibicionismo espontáneo de sus genitales. Les provoca una gran diversión, de tal manera que muchos niños lo relacionan todo con ese tema.

Qué pueden hacer los padres

Al ser una etapa normal en el desarrollo evolutivo de los niños, los padres han de acompañar a sus hijos dando alternativas alejadas de la negatividad y del reproche.

Ofrecer espacios en los que hablar, y poder expresarse.

Algunos consejos que os damos son:

  • Adoptar una postura empática con el niño y tratar de entender la etapa por la que está pasando. 
  • Mantener la calma y ser perseverante.
  • Actuar con normalidad. Cuando el niño pase por esta fase lo mejor es relajarse y en ocasiones unirse al desenfado y la risa. Abandona el territorio de irreverencia y canta con él la famosa canción que seguro te compañó en la infancia de Enrique y Ana o lee con tu hijo alguno de los cuentos que hoy en día hablan del tema con naturalidad.
  • Ser conscientes de que es un tema al que los padres no deberían de dar más importancia de la que tiene, pero tampoco hay que ignorarlo siempre. Dependerá de la situación y del criterio del adulto. Se ubicará al niño dentro de los límites que los padres y las madres consideren aceptables. Así, se le ofrece al niño una manera sana de saciar su necesidad propia de la edad, a la vez que se acepta la norma de saber estar: "ahora, en este momento no se puede”.

Esta fase tiene una duración e intensidad variable, depende de cada niño y de cómo reaccionen las familias.

Etiquetas: 3 años, 4 años, 5 años, 6 años, aprender a hablar, educación, habilidades sociales

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS