Consejos de ayuda

¿Cómo calmar al niño sin recurrir al móvil o a la tablet? Ideas que funcionan

Si eres padre reciente es probable que hayas terminado cayendo en ello. Las tecnologías conviven con todos nosotros, pero… ¿Es bueno que les demos un móvil o una tablet a un niño cuando queremos que se calme? La realidad es que a la larga este acto tiene sus correspondientes efectos negativos. Mira estas ideas para las que no necesitas pantallas.

La tecnología está inmersa en nuestras vidas, por eso, si eres padre es probable que hayas podido recurrir a ello. Y si no lo eres, seguramente también sabrás de lo que hablamos. ¿Quién no ha visto la típica escena de un niño intranquilo a punto de tener una rabieta en la que los padres le dan un móvil o una tablet para que se calme? Pues bien, ahora nos preguntamos… ¿Esto es perjudicial?

 

Antes de nada, y antes de endemoniar a nadie, debemos tener en cuenta que no es lo mismo que un peque se entretenga por un rato, a que le demos un dispositivo siempre que se enrabieta solo para que “no moleste”. Hay que pensar que conseguiremos el efecto contrario a largo plazo, porque, aunque en esa circunstancia se tranquilice, en otras ocasiones en las que quiera tener un móvil o una tablet, lo que hará será volver a enfadarse. Lo mismo que si le demos un dulce, o le ponemos la tele. Recurrirá a las rabietas para conseguir sus objetivos.

El fin aquí es distinto, se trata de que el niño entienda sus emociones y las equilibre. Y para ello podemos probar otras ideas alejadas de las pantallas. De hecho, el uso de las tecnologías para calmar a los menores puede causar efectos negativos sobre ellos, tales como los siguientes.

¿Cómo puede afectar a los niños?

  • Puede influir en su personalidad.
  • Reducir los vínculos afectivos.
  • Dificultar la capacidad para resolver conflictos, para controlarse, para lidiar con la frustración y para interactuar.
  • Empeorar el desarrollo emocional (al no comprender bien y saber gestionar las emociones), el social (ya que las pantallas acaban abstrayendo del mundo) y el comunicativo (pues se reducen el lenguaje y la expresión).

Ideas para calmar al peque sin pantallas

Teniendo esto en cuenta podemos probar las siguientes prácticas:

  • Probar con el contacto físico. Es bastante probable que un bebé se calme con mayor facilidad si le cogemos entre nuestros brazos y le mecemos.
  • Analizar su llanto. Si prestas atención a cuando llora tu bebé podrás identificar la necesidad por la que lo hace, quizá tiene hambre o igual solo quiere un poco de atención o de mimos.
  • Leer cuentos. Si tenéis un pequeño momento de lectura seguro que el peque lo agradecerá. De hecho, puedes probar a poner diferentes voces o ayudarle poco a poco a leer a él.
  • Dar masajes. Es posible que el niño pueda tener un momento de algo más de nervios, quizá jugar a darle un masaje en la espalda lo puede relajar y mucho.
  • Dar un baño y jugar en el agua. Desde luego que darse un baño, jugar con la espuma y después ponerse ropita limpia será todo un momento de calma para el niño.
  • Bailar o escuchar música juntos. Para un rato de desconexión también puede ser más que perfecta la música. ¿Qué tal si bailáis y también descargáis energía?
  • Pedirles que hagan un dibujo. Esto vale para edades diferentes: sacar unas hojas y unas pinturas y decirle a tu hijo que dé rienda suelta a su imaginación, no solo le calmará también lo mantendrá entretenido.

Continúa leyendo