Aspiraciones

Cómo conseguir el éxito el año que viene: 3 sencillos pasos

Siempre andamos pensando en encontrar la clave del éxito: laboral, personal, familiar. Y al final, conseguir tener un futuro de éxito es mucho más sencillo de lo que parece. Solamente hay que desearlo.

exito

Bien sea por decisión personal, presión familiar, superación... somos muchos los padres que buscamos el éxito pero desconocemos si existen fórmulas mágicas para asegurarnos el éxito. Sin embargo lo principal que tenemos que hacer es peguntarnos: ¿Estamos dispuestos a ello?

Lo primero que tenemos que hacer es conectar con nosotros mismos y definir qué sería para nosotros obtener nuestro objetivo de “tener éxito”.

En primer lugar, tenemos que tener mucho cuidado con la definición, ya que para conseguir un objetivo hay que saber definirlo correctamente.

No es lo mismo que mi objetivo sea aprobar el curso, que sea obtener un 9 ya que el camino para conseguirlo es diferente. El objetivo tiene que ser conciso y específico.

Además, tenemos que ver que nos está impidiendo llegar a conseguirlo y analizar las causas. Es importante que nos pongamos una meta concreta y creemos un plan de acción que podamos ir midiendo. Tenemos que saber utilizar el lenguaje, ya que esto nos ayudará a motivarnos: “Intentaré sacar un 9” en lugar de “Voy a sacar un 9” tiene menos posibilidades ya que dejamos espacio a la expectativa.

Vamos a examinar principalmente que entendemos por éxito. Según la RAE éxito significa: Resultado feliz de un negocio, actuación, etc. Buena aceptación que tiene alguien o algo. Fin o terminación de un negocio o asunto. Sin embargo, todos tenemos una propia definición del éxito.

El éxito depende de muchos factores, algunos que es difícil que manejemos y otros que dependen totalmente de nosotros. El éxito es un 1% de inspiración y un 99% de acción. Podemos definirlo como el equilibrio entre lo que deseo (pasión), lo que hago y lo que da sentido, el “para qué”.

4 factores indispensables

Por lo tanto, sería fácil crear una fórmula que nos ayude. Esta fórmula estaría compuesta de 4 factores importantes. 

1. Talento. Aptitud + destrezas innatas. Esta parte estaría enfocada en nuestras fortalezas. 

2. Actitud. Habilidades sociales. La base principal de estas habilidades está en la gestión de las emociones. El cómo me enfrento yo a las situaciones ajenas a mí y cómo me siento ante lo que ocurre. 

3. Trabajo. Donde lo importante es el esfuerzo+ sacrificio + paciencia+ constancia. Sin estos 4 factores, difíciles de gestionar, es complicado que nuestro trabajo nos de resultados. 

4. Suerte. Este es un factor que consideramos ajeno a nosotros. Sin embargo, lo que puede depender de nosotros es nuestra capacidad de reconocer oportunidades y riesgos. 

3 sencillos pasos

¿Y qué puedo hacer para conseguir esto? Con tres sencillos pasos. 

1. Cuestionarme: ¿Qué me apasiona? ¿Qué quiero hacer? ¿Por qué estaría dispuesto a sacrificarme? 

2. Autoconocimiento: ¿Qué tengo? (fortalezas); ¿Qué necesito? (habilidades a desarrollar) 

3. Crear un Plan de acción. Saber marcarme objetivos de micro a macro. 

¿Y si conocemos todo esto, por qué no lo conseguimos? 

Lo que nos puede diferenciar es la visión que nosotros tengamos unida a un compromiso firme de hacerlo. Es importante que nos hagamos responsables de nuestro propio éxito ya que eso nos ayudará al menos a sentir que estamos más cerca de lo que imaginamos.

 

Artículo escrito por Nano López coach especializado en adolescentes y preadolescentes

CONTINÚA LEYENDO