Niño y niña

¿Cómo desarrollan los niños su propia identidad sexual?

A los 3 o 4 años los pequeños se identifican con su propio sexo y gritan al mundo que son niño o niña. ¿A qué se debe esta reafirmación? ¿Cómo lo hacen? ¿Es lo mismo la identidad que manifiesten al rol al que jueguen?

Cómo desarrollan los niños la identidad sexual
Fuente: iStock

La identidad sexual, el hecho de existir como hombre o mujer, comienza en la fecundación, pero al nacer el niño no tiene conciencia de ello y se siente además parte de su madre. La separación psicológica comienza en el momento en que el niño, al año y medio más o menos, empieza a comprender que es diferente a mamá. Tras ese descubrimiento queda en el aire una gran pregunta: entonces… ¿quién soy?

Descubre que hay dos formas de existir, masculina y femenina y, hacia los tres años, logra la autoclasificación relacionando su naturaleza corporal con saberse y sentirse niño o niña. “Ha nacido con un cuerpo masculino o femenino, pero es ahora cuando se identifica en su interior como chico o chica y empieza a organizar su vida conforme a este gran descubrimiento”, afirma la doctora Nieves González. ¡Y al principio de esta etapa puede mostrarse muy radical!

Cómo se clasifica un niño a sí mismo

¿Qué hace un niño para saber que es chico como papá o chica como mamá? Básicamente se sirve de información externa:

  • Los colores del vestido: algunas niñas tienen un ataque de “rositis”. Solo quieren la ropa de este color, y los papás debemos entender que es solo una etapa muy sana en la que los niños usan los colores para identificarse con su sexo. Eso sí, aunque es una diferenciación que sigue existiendo en nuestra sociedad, hemos de abogar por rechazarla, puesto que no hay colores de niños y colores de niñas.
  • Los juguetes: hay niños que solo quieren jugar con coches y cuando le presentan opciones como la cocinita dicen: “Eso es de niñas”. Igual que en el caso anterior, hemos de educar en la igualdad incluso antes de que comiencen a tener conciencia del yo. No hay juguetes de niños y juguetes de niñas.
  • Su cuerpo: ahora se miran con curiosidad y aprecian sus diferencias en voz alta. Ya saben perfectamente qué les es propio, por sexo. Para establecer esta identidad, los niños necesitan intimidad, contacto y compartir momentos significativos con ambos progenitores. Además, hemos de respetar y responder todas las dudas que tenga sobre el tema.

Identidad VS rol

Identidad y rol no son la misma cosa. Un niño que juega con una cocinita no está imitando una “identidad femenina”, está asumiendo un rol, el de quien hace la comida. Estaría asumiendo una identidad femenina si dijera: “Yo soy mamá”. Pero si no, simplemente, es un hombre que cocina y así hemos de demostrárselo. 

A veces ellos mismos confunden indentidad y rol y no quieren hacer cosas “de chicos” o “de chicas”. Aunque es cierto que conforme maduran se hacen más flexibles, conviene que nosotros les ayudemos desde la primera infancia haciéndoles entender que no hay colores de chicos y colores de chicas, o que no hay juegos de niños y juegos de niña. Que pueden jugar con lo que quieran, que pueden pedir lo que quieran y que pueden llevar el color de ropa que más les guste en cada momento porque nadie va a cuestionar su identidad sexual, sea cual sea. Y que si se encuentran con alguien que les cuestiona e, incluso, que se mete con ellos por cosas como estas, han de contárnoslo a nosotros, sus padres, o a su tutor para actuar en consencuencia.

 

Asesora: Nieves González Rico, Licenciada en Medicina y Cirugía, máster en Sexología, directora de la fundación Desarrollo y Persona.

 

Vídeo de la semana

Continúa leyendo