Educación del niño

Cómo enseñar al niño a defenderse sin violencia: pautas y consejos

Fomentar la empatía y pedir ayuda a un adulto son algunos de los consejos útiles para conseguir que nuestro hijo nunca responda con violencia.

Cómo enseñar al niño a defenderse sin violencia
Foto: Istock

Cuando se trata de acoso escolar, es cierto que ningún padre quiere que su hijo esté indefenso. Por suerte, no tienen por qué estarlo. En realidad, hay muchas cosas que los padres pueden hacer para ayudar a los niños a enfrentarse ante estas situaciones, tanto en el colegio como en otros lugares.

Los expertos coinciden en señalar que, a menudo, los niños que aprenden y / o piensan de forma diferente suelen ser objeto de acoso escolar. Y, en muchas ocasiones, tanto las familias como los maestros no siempre pueden estar presentes en persona para detenerlo.

La prevalencia del acoso en las escuelas hace que algunos padres recurran a clases de defensa personal para niños, mientras que otros padres consideran que este paso es en realidad una reacción extrema.

Enseñar a un niño a golpear a otro les proporciona una habilidad un tanto dudosa para la vida. Y hay otras cosas que se pueden hacer para ayudar a los niños a defenderse sin violencia

Esto es debido a que, en realidad, no se puede saber qué daño adicional se estaría haciendo si nuestro hijo acaba devolviendo el golpe. Y, como señalan los expertos, la violencia nunca debe ser una solución aceptable, ya que no es muy recomendable responder a la violencia con violencia. Principalmente porque los niños a menudo no se dan cuenta de su propia fuerza, y realmente pueden acabar lastimándose unos a otros.

Alejarse

La distancia física puede ser muy útil a la hora de prevenir la violencia y / o el acoso. Puedes animar a tu hijo a alejarse de cualquier situación en la que pueda no sentirse cómodo.

Se trata de una pauta muy adecuada, consistente en usar sus palabras o simplemente alejarse, ya que esto también les ayudará en todas las situaciones, lo que incluye no solo con sus compañeros de clase o amigos, sino también con los hermanos o incluso con sus padres y otros adultos. 

Es una buena habilidad para la vida, ya que el pequeño aprenderá cómo lidiar con situaciones de confrontación.

Fomentar la empatía

Empatía y violencia en niños
Foto: Istock

Enseñar empatía a los más pequeños es fundamental, ya que implica que el niño puede comprender por lo que están pasando los demás, siendo capaz de reconocer y valorar los sentimientos de los otros, convirtiéndose así en una forma poderosa de conectarse.

Enseñarle al niño a ponerse en el lugar del otro, a tratar de comprender los problemas del otro y a ver las cosas con objetividad, en lugar de responderle de la misma manera como él ha podido hacerlo, es fundamental, a la par que importante.

Debemos recordar que la empatía no es sentir pena, sino que únicamente se trata de sentimientos. Pero una cosa es entender su importancia, y otra muy distinta saber expresarla. 

Dosificando la fuerza

Es posible que el niño aún tenga dificultades para no responder de la misma forma, especialmente cuando es pequeño. Si es así, debemos pedirle que no devuelva el golpe, y que trate de hacer retroceder a su oponente dosificando su fuerza. La idea, como señalan los expertos, es impresionar sin lastimar. 

Pedir ayuda a un adulto

A pesar de los intentos por apaciguar, al contrario, es posible que el niño siga en sus trece. En estos casos, es fundamental decirle a nuestro hijo que tiene derecho a pedir ayuda a un adulto si el ataque es demasiado violento, si no comprende el problema o si, simplemente, se siente solo.

Si nuestro hijo es lo suficientemente mayor como para sentir vergüenza por el hecho de necesitar pedir ayuda a un adulto, podemos decirle lo siguiente: “no tienes que pedir ayuda todo el tiempo. Pero si te sientes abrumado, si sientes que no puedes salir solo, o que simplemente no sabes qué hacer, puedes hablar conmigo o hablar con el profesor”.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo