Consejos

Como escribir la carta a los Reyes Magos

Es el pasatiempos que más se repite en los hogares con niños en los días previos a las vacaciones de Navidad. ¡Aprovechadlo al máximo con estos consejos!

Estos días previos a las vacaciones de Navidad uno de los pasatiempos que se repite en los hogares con niños pequeños es la redacción de la carta a los Reyes Magos y, en menor medida todavía, a Papá Noel.

A la hora de afrontar este momento, que es un bonito ritual en la mayoría de familias donde se vive la tradición navideña con intensidad, es interesante conocer determinados detalles que pueden ayudar a que la experiencia sea más positiva si cabe para los peques. 

Por ejemplo, hay que tener en cuenta que depende mucho de la edad cómo afrontarla. De entrada, porque con 3 años harán garabatos, con 4 o 5 años puede que empiecen a escribir letras o palabras, y a partir de los 6 serán capaces de escribir muy bien su carta aunque, lógicamente, tengan fallos en la redacción. 

Es interesante que en todos los casos les pidáis que os lean lo que han escrito, sin corregir nada en el caso de los más pequeños. Tomad nota como buenos pajes reales que sois y disfrutad con ellos de este momento bonito en familia. Y en los mayores, que ya estarán motivados con la lectoescritura y están en pleno proceso de aprendizaje en la escuela, sí podéis explicarles cómo se escriben esas palabras en las que ha cometido pequeños fallos.

A partir de aquí, los detalles en los que más inciden los expertos en psicología y educación a la hora de redactar la carta a los Reyes Magos son los siguientes.

No al chantaje

Cuando son adolescentes y saben toda la verdad y nada más que la verdad, sí podéis en un momento dado vincular a sus responsabilidades los regalos navideños. Puede ser una forma de motivación. En cambio, con los mas pequeños debemos dejar a un lado el viejo juego del “te has portado mal, te van a traer carbón”.  Son niños pequeños, no juegues con su ilusión, y pensad que es un mensaje que puede confundirle ya que puede entender que portarse bien es una forma de obtener una recompensa material.

Conocer la historia

Convertid los regalos navideños en un ritual para que tenga sentido más allá de la mañana de abrir paquetes entre risas y gritos de alegría. Antes de escribir la carta, alimentad su fantasía si es que habéis decidido transmitirles la tradición.

Escribir todos juntos la carta

Es recomendable que los adultos de la casa también escriban su propia carta a los Reyes Magos porque será otra manera de estimular su ilusión y su fantasía en torno a esta tradición.

Solidaridad y reflexión

Antes de escribir, es interesante que piensen en sus juguetes actuales: si juegan a todos, si saben dónde están guardados, si necesitan más… Simplemente que piensen en ello por un momento. También podéis, si lo creéis conveniente, hacer otra “carta” con aquellos juguetes que estén en buenas condiciones y puedan hacer felices a otros niños que los reciban gracias a vuestra donación.

Elegir con tiempo

Esto es importante sobre todo desde el punto de vista de los padres, que son los que mejor conocen a sus hijos, sus necesidades y sus gustos. Si lleváis una lista actualizable a mano, cuando llegue el momento, más allá de lo que pidan en sus cartas, tendréis recursos para repartir entre toda la familia y que los regalos sean así más variados y aprovechables.

Preparar para la sorpresa

Lo normal es que no reciban todo lo que escriben, así que el momento de escribir la carta es el mejor para explicarles que pueden recibir regalos sorpresas porque los Reyes Magos y Papá Noel les conocen y también que es muy probable que no todo lo que se piden lo reciban. “Si no van a poder tener lo que han pedido, educa en la idea de que los regalos son sorpresa y que son afortunados por lo que les traigan”, explica al respecto el equipo de Albor Psicología

Diversificar los contenidos

Para potenciar las capacidades del pequeño y su desarrollo lo más recomendable es que dar forma a una carta de los Reyes Magos variada, que incluya también juegos para compartir en familia, juguetes de movilidad, incluso ropa si necesitan algo en concreto y ellos son conscientes de ello, entre otros. Invitadles a estructurar así su carta para que escriban peticiones variadas. “Los mejores son los juguetes que puedan aprovecharse para potenciar su creatividad y para divertirse todos juntos. Con ellos estarás regalando el doble. Si se puede disfrutar en compañía es aún mejor: pasarán tiempo juntos y potenciarán vínculos”, apunta el equipo de centro psicología Idea

La cantidad

Lo ideal, según todos los expertos, es regalar entre tres y cinco regalos. Hay incluso quien los deja en cuatro como máximo. , lo ideal, sostiene, es limitar el número a tres o cuatro juguetes. "Podemos invitar a nuestros hijos a ser moderados, a reflexionar sobre qué regalos van a pedir y animarles a no pedir cosas sin sentido. Así incentivamos a nuestros hijos a decidir qué es lo que de verdad les hace ilusión”, exponen desde el centro de psicología López de Fez. “No te excedas en los regalos, a veces los padres incurrimos en proyectar nuestros deseos pasados de la infancia, y no es lo que ellos necesitan. Los niños con menos juguetes, juegan más con ellos“, añaden desde Albor Psicología al respecto. 

Incluir algo para los demás

Un último consejo interesante es el de dejar siempre un espacio en la carta para pensar en los demás. Animadles a incluir una petición para el resto de los miembros de la casa o incluso para otros seres queridos que no vivan con vosotros.

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo