Alzheimer

Cómo explicar a un niño que un familiar tiene Alzheimer

Cuando un familiar padece alguna enfermedad no siempre resulta sencillo explicárselo a los más pequeños de la casa. Hablamos de algunos consejos para explicar a los niños qué es la enfermedad de Alzheimer.

enfermedades

El Alzheimer es una enfermedad que afecta a muchas personas en España, sobre todo en edad algo más avanzada, por eso es frecuente que los niños convivan con esta enfermedad sobre todo en la figura de sus abuelos. En estos casos, proteger al niño es un error. Si algún familiar tiene Alzheimer, debemos explicarle al niño qué le pasa, siempre de manera que le resulte fácil de entender, pero no escondérselo, ya que se dará cuenta de los cambios de esta persona y esto podría crearle confusión. Vamos a centrarnos fundamentalmente en la figura de los abuelos. 

La fundación Pasqual Margall recomienda diferentes tipos de explicaciones según la edad que tenga el niño, dividiéndolos en diferentes grupos: 

  • De 4 a 7 años. Son muy pequeños, pero notan que algo no está bien, así que recomiendan hablarles de manera que ellos lo entiendan con metáforas como “el abuelo tiene una cosita en la cabeza que no funcionan bien…” A medida que crecen, se les puede ir explicando qué es el Alzheimer, y la importancia de la memoria en el día a día, pero siempre reforzando la idea de que les sigue queriendo mucho.
  • De 8 a 12 años. A esta edad el niño pregunta qué pasa y no se debe esquivar la respuesta, es mejor contarle qué tiene el abuelo. Debemos hacer hincapié en que es una enfermedad e incluso dejarles participar en cuidados sencillos.
  • A partir de los 13 años. Ya son más conscientes de las enfermedades, por lo que se les debe explicar abiertamente. Para que el joven no pierda relación con la persona afectada se le puede incluir en cuidados básicos, y hacerle saber que puede hablar con quien necesite sobre las dudas que tenga de la enfermedad.

Como adultos, y responsables de nuestros hijos, es nuestro deber mantener siempre una comunicación abierta ya que será el factor que más le ayude a superar los cambios, tanto explicándoselo como respondiendo a las dudas que le surjan. De esta manera, les estaremos enseñando más sobre la enfermedad, sensibilizándoles, y explíicándoles que no significa que él o alquien más de su entorno vaya a ponerse enfermo también, pues no se contagia como la gripe. Lo que intentaremos con todo esto es que entienda que sus sentimientos son normales, y apoya al niño en sus dudas y emociones. También ayudará que pase tiempo con la persona afectada, y explicarle cuáles serán los posibles cambios en el futuro, aunque hay que hacer hincapié en que podrán seguir haciendo cosas juntos como pasear o sembrar plantas.

Algunas actividades que los niños pueden hacer con una persona con demencia puede ser colorear, ver fotografías o películas antiguas, escuchar música, ver la tele juntos… Actividades sencillas pero que reforzarán el vínculo del niño con el afectado. Además, hay que explicarles que no se deben sentir culpables si su abuelo no les reconoce o les llama por el nombre de otra persona, adaptando siempre los motivos a la edad que tenga para que pueda entenderlo bien y buscando el momento más adecuado para eso.

CONTINÚA LEYENDO