Educación del niño

Cómo fomentar la creatividad en los niños: guía por edad

Fue Ken Robinson quien afirmó que la creatividad se aprende de la misma manera que se aprende a leer. Por tanto, los padres pueden aprender a fomentar la creatividad en los más pequeños de la casa. Aunque todo dependerá de la edad que tengan o la etapa concreta en la que se encuentren.

Ser creativos nos ofrece la posibilidad de ser más flexibles y aprender a solucionar problemas de forma más sencilla e inteligente, haciéndonos más capaces de adaptarnos a los avances tecnológicos y aprovechar las nuevas posibilidades que se presenten. 

La creatividad podría ser entendida más como una habilidad que como un talento innato. Una habilidad que, a fin de cuentas, tanto los padres como los maestros y educaciones pueden facilitar entre los niños, proporcionándoles siempre los recursos suficientes para ser más creativos en su día a día, y también a lo largo de su vida.

Tal y como coinciden en señalar muchos expertos, es un error bastante habitual creer o pensar que la creatividad es un talento innato, lo que significaría que los niños lo tienen, o no. Pero esto, en realidad, no es cierto. Como padre o madre, podría llegar a sorprendente que su percepción sea a menudo muchísimo más creativo de lo que en realidad piensas. 

No en vano, es posible incluso que se les ocurran algunas ideas innovadoras para conseguir que el mundo sea más futurista de lo que cualquier adulto se atrevería a soñar. Dado que la creatividad es la clave del éxito en casi todo lo que hacemos, se convierte en un componente importante, y en enfoque principal de las organizaciones en cualquier campo. Debido a las ventajas que proporciona en el día a día, es esencial fomentar este tipo de pensamiento en los niños desde que son pequeños

Y a diferencia de lo que puede llegar a pensarse en un primer momento, lo cierto es que la creatividad no se limita únicamente a la expresión musical o artística. Es fundamental también para la inteligencia lingüística, científica, matemática, espacial, naturalista, social e incluso emocional, entre otros. Pero, ¿cómo podemos fomentar esa creatividad entre los más pequeños de la casa? Te ofrecemos una guía explicativa que te ayudará en función de la edad que tenga el niño.

Fomentando la creatividad en los niños

El desarrollo creativo en niños de 3 a 5 años

Si eres padre o madre de un niño/a de entre 3 a 5 años de edad es muy probable que ya te hayas percatado de que su mundo está rodeado de imaginación y magia. En la etapa preescolar, para muchos niños su creatividad tenderá a alcanzar su punto máximo antes de los 6 años de edad, después de lo cual empezará a declinar con el comienzo de la etapa escolar, y el impulso del desarrollo hacia la conformidad.

A la edad de 3 años, los niños han entrado oficialmente en el período preoperacional de Piaget, cuyo sello distintivo es la capacidad de utilizar pensamiento representativo y símbolos con la finalidad de representar otra cosa. Por ejemplo, en esta etapa el niño es capaz de representar que está montado en un caballo imaginario simplemente con la ayuda del palo de una escoba.

Poco después, el niño de 3 años descubre que es capaz de colocar bloques, uno encima del otro, o garabatear una serie de líneas en un papel en blanco, de forma que represente una determinada acción o un objeto. Además, para esta edad sus habilidades motoras finas están lo suficientemente desarrolladas como para que pueda manipular objetivos con mayor precisión, o controlar utensilios de escritura.

A la hora de fomentar la creatividad en esta etapa de la vida del niño, existen algunos consejos y pautas útiles que pueden ser de mucha ayuda:

  • Fomentando la resolución creativa de problemas. Podemos hacerle preguntas abiertas al pequeño que no tengan nada de bueno o de malo, animándole a que nos diga por qué piensa cómo lo hace (de esta manera, no solo estaremos fomentando la creatividad, sino el desarrollo del lenguaje y la cognición). Eso sí, debemos aceptar cualquier respuesta que nos dé como suficiente, pero siempre es aconsejable invitarle a que vaya un poco más allá con más preguntas o curiosidades, para que pueda estar incluso más inspirado en las respuestas. 
  • Invitándole a crear. Podríamos elaborar una lista de cosas que el pequeño debe encontrar (por ejemplo, algo que tenga color, cualquier objeto liso o cosas que huelan bien), y luego utilizarlas en una creación. También es recomendable tener disponibles una amplia variedad de materiales reciclables (como cajas de cartón), para dejar que haga lo que desee con ellos. 
  • Proporcionarle una amplia variedad de experiencias. A la hora de construir la base del conocimiento de nuestro hijo, una buena opción es explorar con él distintos lugares que puedan ser de mucha utilidad, como por ejemplo acudir a museos, visitar bibliotecas, o incluso simplemente exfoliar distintos vecindarios de la ciudad.
  • Fomentando la narración creativa. Una idea excelente consiste en invitar a nuestro hijo a hacer dibujos que tengan relación con las historias o sátiras que cuenta. Incluso en su cuento favorito podría ser útil hacer algún cambio. Por ejemplo, si al pequeño le gusta Ricitos de Oro, podríamos hacer que el personaje principal sea en realidad uno de los osos, o haciendo que la historia se desarrolle en un barco en lugar de en una casa en medio del bosque.
Consejos útiles para fomentar la creatividad del niño según la edad que tenga
Foto: Istock

El desarrollo creativo en niños de 6 a 7 años

Es común que los niños/as lleguen a esta edad ansiosos, creativos y tremendamente curiosos. A medida que cumplen años se vuelven cada vez más creativos y hábiles, sobre todo en el uso de su conocimiento cada vez mayor del mundo para participar en la resolución de los problemas que puedan surgir en su día a día.

Gracias a este dominio, continúan mostrando niveles relativamente elevados de confianza en sus propias habilidades. Es más, a esta edad es tremendamente habitual que estén muy motivados, disfrutan con los desafíos y retienen mucha fantasía e imaginación en su juego

  • Fomentar la experimentación. Dado que a esta edad los niños ya se aventuran a leer por sí solos, podríamos fomentar el pensamiento divergente con la ayuda de novelas infantiles adecuadas. También es posible utilizar materiales nuevos e inesperados a la hora de hacer manualidades en casa.
  • Hacer del descubrimiento un proceso. No es recomendable siempre ser los primeros en dar la respuesta. Al contrario, es aconsejable invitar al niño a hacerlo por sí solo.
  • Inspirar perseverancia. Posiblemente nos encontremos ante uno de los rasgos más conocidos y característicos de los niños/a durante esta etapa, por lo que podríamos aprovechar la propensión natural del pequeño a seguir con algo desafiante o distinto.
  • Exponerlo a diferentes formas de hacer las cosas. No todo es blanco y negro. Y, en esta ocasión, una buena idea es proponer al niño distintas opciones a la hora de hacer una misma cosa.
Christian Pérez

Christian Pérez

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

Continúa leyendo