Juego infantil

Cómo jugar con nuestros hijos: guía y pautas recomendables por edad

El juego proporciona excelentes beneficios para el desarrollo del niño, no solo a nivel emocional y psicológico, sino también físico. Y jugar con ellos es también interesante para la mamá y el papá, gracias a que compartimos momentos únicos e inolvidables. Y, además, conseguimos alejarnos del estrés propio del día a día.

Fue en abril de 2019 cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó las nuevas directrices relacionadas con la actividad física, el sedentarismo y el sueño en niños menores de 5 años de edad, indicando que para crecer sanos, es esencial que los niños se sienten menos y jueguen más. Así, de acuerdo a estas pautas, los niños deberían pasar menos tiempo sentados mirando pantallas, o sujetos en asientos o cochecitos, dormir mejor y tener muchísimo más tiempo para el juego activo.

Debemos tener en cuenta que el juego es tan importante como esencial para el desarrollo de nuestros hijos. Y también puede brindar excelentes beneficios para la salud de los padres, ya que podría acabar convirtiéndose en una ocasión útil para reducir el estrés propio del día a día, nos ayudará a pasar más tiempo con el pequeño, y además nos divertiremos pasando ratos agradables con su compañía. Pero, ¿cómo hacerlo en función de la edad?

Cómo jugar con el bebé

Como manifiestan muchos estudios, cada momento que pasamos jugando con el bebe es el principio del desarrollo de su autoestima, porque alguien se encuentra siguiendo su ejemplo, y se relaciona tanto con ellos como con su propio mundo.

A diferencia de lo que podríamos llegar a pesar en un primer momento, la realidad es que no debemos gastar mucho dinero en comprar juguetes creativos para el bebé. ¿Sabes por qué? Principalmente porque sus juguetes favoritos son sus padres.

Por tanto, para “jugar” con nuestro bebé lo único que necesitamos es responderle. Por ejemplo, cuando el pequeño balbucea, responderle, proporcionándole palabras a lo que está diciendo o creemos que podría estar pensando. También es posible etiquetar sus emociones, lo que le ayudará a la hora de conseguir una adquisición temprana del lenguaje.

Cuando nos involucremos con él, es aconsejable brindarle comentarios entusiastas por sus esfuerzos, tales como un aplauso o una gran sonrisa. Esto los ayudará a mantenerse concentrados, siendo de mucha utilidad en su desarrollo y a mantener niveles óptimos de dopamina en el cerebro, preparándolos para ser más interesados y resilientes en aprender cosas nuevas a medida que van cumpliendo años y crecen.

Eso sí, es fundamental prestar atención a las diferentes señales que haga el bebé. Esto implica que el pequeño nos indicará cuándo querrá jugar o cuando ha tenido suficiente. Por lo general, es común que el pequeño quiera interactuar con el papá o la mamá después de haber sido alimentado, o después de despertarse de la siesta.

Cómo jugar con el niño pequeño

A medida que el niño crece es normal que se vuelva cada vez más independiente, de tal manera que empieza a desarrollar sus propios intereses. No obstante, es común que aún necesite a sus padres cerca, debido a que la independencia viene a menudo acompañada de frustración, y contar con una madre o un padre que mantenga la calma y los ayude a etiquetar cada una de sus emociones (y a superarlas), es de suma importancia. Además, también les encanta mostrar sus nuevas habilidades a personas adultas de confianza.

Cuando el niño ya ha aprendido a caminar, es aconsejable probar juegos nuevos, como por ejemplo disfrutar de actividades físicas como patear una pelota de un lado a otro en casa o en el parque, lo que les ayudará a desarrollar nuevas habilidades físicas, y también les proporcionará otros beneficios útiles, como: aprender a cooperar, turnarse y negociar. 

Consejos útiles para jugar con nuestros hijos
Foto: Istock

Juegos aún más simples como sostenerlos por la cintura mientras hacemos el gesto de que volamos con ellos es una excelente forma de vincularnos con el niño, además de trabajar habilidades de relación, como por ejemplo es el caso del consentimiento.

Tampoco debemos olvidarnos que a los niños pequeños les encanta imitar a sus padres. Así, por ejemplo, si estamos haciendo la comida podríamos instalarle una cocina de juguete donde poder jugar tranquilo mientras nosotros preparamos el almuerzo.

Cómo jugar con el niño en edad preescolar

A los niños de esta edad les apasiona disfrazarse, asumir roles como maestros o médicos, o incluso fingir ser criaturas imaginarias y fantásticas. Como vemos, este tipo de juegos realmente necesitan un compañero, y a los más pequeños les encantará vernos asumir una nueva personalidad. 

También es posible usar bloques para construir estructuras, o diseñar auténticas carreteras para mover los coches de juguete. Y no hay duda que es el momento de trabajar en las habilidades motoras finas, lo que ayudará al pequeño cuando comience a escribir a mano. En esta ocasión, aplastar cosas como la arena cinética o la plastilina con los dedos será de muchísima ayuda, a la par que divertido.

Por otro lado, es conveniente que a esta edad los dejemos liderar la situación, especialmente en el juego imaginativo, dejando que el niño se haga cargo de todo. Esto le demostrará que valoramos su idea, pero si piden sugerencias sobre qué hacer o se estancan, no está mal darle algunas opciones.

¿Y en edad escolar? Cómo jugar con el niño

Ahora que el niño se encuentra en un entorno escolar, donde necesitan aprender reglas, lo más normal es que sientan una mayor atracción por los juegos con reglas. Es la etapa en la que, por ejemplo, podríamos comenzar a jugar con ellos con juegos de mesa o con las cartas; siempre y cuando, claro está, se traten de juegos adecuados para su edad.

En esta etapa es también importantísimo dejarles fomentar su propia creatividad e imaginación, optando por juegos y actividades donde puedan construir mundos imaginativos con nosotros, dejándolos ser cien por cien libres para explorar su creatividad.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo