Síndrome de Asperger

¿Cómo tratar a un niño con Síndrome de Asperger?

Los niños con Síndrome de Asperger tienen necesidades comunicativas y sociales diferentes a los demás niños. Te contamos cómo has de relacionarte con ellos.

Cada 18 de febrero se celebra el Día Internacional del Síndrome de Asperger. Fecha que coincide con el nacimiento de Hans Asperger, pediatra austriaco que describió por primera vez este síndrome allá por 1944.

“El síndrome de Asperger es un trastorno del desarrollo que se incluye dentro del espectro autista y que afecta a la interacción social recíproca, la comunicación verbal y no verbal, una resistencia para aceptar el cambio, inflexibilidad del pensamiento así como poseer campos de interés estrechos y absorbentes”. Así definen lo definen desde la Confederación Asperger España.

Al ser un trastorno que afecta, principalmente, a la interacción social, las personas que lo sufren tienen necesidades sociales y comunicativas diferentes al resto de personas. Y necesitan, en consecuencia, que las personas que están a su alrededor conozcan esas necesidades para que puedan interactuar de forma correcta con ellos.

El Asperger en la infancia

Los primeros síntomas de Asperger tienen lugar en la infancia. A simple vista, los niños que lo sufren tienen problemas para relacionarse con otros niños, suelen adaptarse bastante mal a los cambios de rutinas y no entienden mucho las ironías, ni los dobles sentido. Además, suelen mostrar un lenguaje demasiado formal para su edad y, a menudo, parece que están dando un speaking más que manteniendo una conversación bidireccional.

“Si logramos en su ‘pequeño mundo propio’ podremos ayudarle a incorporarse mejor en la sociedad”, explican desde Asperger España.

Consejos para relacionarse con un niño con Síndrome de Asperger

Teniendo en cuenta lo anterior y, también, recordando la importancia de la sociabilización en la infancia, es necesario adaptar esa sociabilización y, en general, todas las tareas que tengamos la necesidad de comunicar a un niño que sufre este síndrome. Todo a fin de que pueda integrarse en la sociedad de la mejor forma posible.

A continuación exponemos algunos consejos que os pueden ayudar a relacionaros con un niño con Síndrome de Asperger. Todos basados en opiniones expertas:

  • No muevas mucho sus rutinas: recordemos que las personas que sufren este síndrome tienen poca flexibilidad ante acontecimientos inesperados, sorpresas y cambios en sus rutinas. Así que intenta ser lo más metódico posible y, si es necesario hacer algo que no hace habitualmente, díselo con antelación para que pueda adaptarse poco a poco a ello.
  • Usa pictogramas: cualquier persona que esté cerca de alguien autista entenderá el por qué es necesario tener pictogramas siempre a mano. “Los pictogramas ayudan a eliminar las barreras de los idiomas, ya que son comprensibles a nivel universal. Por eso suelen emplearse como señales, brindando información de utilidad o realizando advertencias”, argumentan desde Mundo Asperger.
  • Usa lenguaje claro y conciso: ya hemos advertido que las personas con Asperger no tienen la capacidad de entender los dobles sentidos, las ironías o los chistes. “Son muy literales: no captan las bromas, los chistes o las metáforas”, explican desde Autismo España. Y también tienen dificultades para entender frases demasiado extensas o complejas, así que lo mejor es que, cuando quieras dirigirte a ello, lo hagas con frases cortas, órdenes sencillas y palabras fáciles de comprender.
  • No des por hecho que te entienden: porque no siempre entienden, aunque asientan y parezca que sí lo hacen (de hecho, su lenguaje no verbal puede resultar intimidante, ya que tienden a fijar la mirada más que a hacer interacción visual).
  • Esfuérzate por identificar sus emociones: a ellos les cuesta trabajo reconocer los sentimientos de otros y también expresar los suyos propios, así que habrá que hacer un pequeño esfuerzo por ayudarlos.
  • No uses los reproches: “Los reproches tienen poco sentido para los niños con síndrome de Asperger, ya que tienen poco sentido para ellos y no conseguirán ningún cambio en su comportamiento. Es mejor evitar las amenazas, que con frecuencia dan paso a una reacción negativa”, explican desde Asperger España.

¿Tiene cura el síndrome de Asperger?

No estamos hablando de una enfermedad, sino de un trastorno del neurodesarrollo y, como tal, no tiene cura. Lo que sí podemos hacer, como hemos visto, es intentar hacer más sencilla la vida a las personas que lo sufren. El principal consejo es entender que no son iguales que el resto de la gente y que, por ende, tienen necesidades que hemos de comprender.

“Comprende que sus comportamientos no son caprichosos o intencionados. Reflejan una manera distinta de comprender y desenvolverse en el mundo”, argumentan desde la Confederación Autismo España.

Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo