Vídeo de la semana

Fundamental en su progreso

Conciencia fonológica, ¿en qué consiste?

Te contamos qué es este pilar de la educación infantil, paso previo fundamental para el aprendizaje de la lectoescritura.

Niño leyendo (Foto: Pexels)
Niño leyendo (Foto: Pexels)

Hay conceptos técnicos en el ámbito educativo que se nos escapan a los padres. Si el profe de vuestro peque os habla, por ejemplo, de conciencia fonológica, es altamente probable que no sepáis lo que. Si le preguntáis al respecto os explicará algo muy parecido a lo que os vamos a contar a continuación sobre este pilar del segundo ciclo de educación infantil.

La conciencia fonológica es la base de la lectura, el paso previo al aprendizaje de la lectoescritura. No es sencillo explicar con precisión en qué consiste, pero una aproximación acertada sería definirla como una parte del aprendizaje de las palabras y los sonidos a través de ejercicios divertidos en los que las rimas y las canciones tienen un gran protagonismo

Esta herramienta permite a los niños reconocer y utilizar sonidos del lenguaje hablado de forma apropiada.  No es casualidad que en muchos colegios se trabaje la poesía ya en educación infantil y que la música sea una herramienta de aprendizaje tan eficaz cuando se trata de aprender a hablar y adquirir nuevo vocabulario. 

Su importancia en la lectoescritura

La conciencia fonológica no se enseña expresamente, sino que se va adquiriendo de forma natural a partir de las rimas, de las canciones y de estímulos presentes en el entorno de los niños. También actividades concretas ayudan, como es el caso del conteo del número de sílabas de las palabras y el reconocimiento de la repetición de sonidos. 

La última fase de la conciencia fonológica es precisamente cuando los niños han conseguido, de manera natural, cada uno en base a su ritmo de aprendizaje y el interés que muestre por el lenguaje y la lectura, reconocer los fonemas de cada palabra. Al fin y al cabo, se trata de un paso previo fundamental para la adquisición de la lectoescritura; esto es, para aprender a leer y escribir.

Por este motivo, es un aspecto esencial de la educación infantil, especialmente en el segundo ciclo de esta etapa educativa. Además, es una magnífica referencia para detectar de forma temprana alumnos con necesidades especiales porque se podrá actuar en consecuencia para que el niño pueda desarrollar la competencia lectora. 

Estrategias para trabajarla

El profesorado está perfectamente capacitado para comprobar si algo no evoluciona como debería dentro de la adquisición de la conciencia fonológica en su alumnado, por lo que no será necesario estar en casa permanentemente examinando los avances del pequeño. Pero, a grandes rasgos, tampoco está de más conocer cuáles son las señales de alerta que pueden implicar dificultades: en educación infantil, a partir del segundo año (4-5 años), si le cuesta aprender rimas infantiles sencillas, no es capaz de contar las sílabas o de detectar sonidos repetitivos, puede ser un motivo de alerta. Y lo mismo ocurre en los niños de primaria que no ponen con facilidad ejemplos de palabras que rimen entre sí o que tengan dificultades a nivel fonético. 

En caso de que el profesorado detecte un nivel bajo en conciencia fonológica en algún alumno, existen estrategias y herramientas para reforzarla y trabajarla tanto en la escuela como en casa. Entre otras, juegos como pedir al niño que repita palabras que suenen de forma similar, la lectura de cuentos escritos en verso, con rimas sencillas como los de la colección 'De la cuna a la luna', o cantar canciones. 

De todas formas, es importante tomar nota de cómo trabaja el colegio las necesidades educativas especiales y qué importancia le dan dentro de sus valores educativos porque es un aspecto primordial de la educación contemporánea.

También te puede interesar:

Continúa leyendo