Cómo gestionarlo

Consejos para ayudar a tu hijo si tiene miedo a la oscuridad

Es una situación que deben afrontar muchísimas familias y pese a que no es fácil de resolver, hay más posibilidades de conseguirlo cuantas más herramientas se conozcan para ello.

Sin saber muy por qué, tu hijo o hija tiene miedo a la oscuridad. Los motivos por los que la desarrolla pueden ser de diversa naturaleza, y es importante intentar hablar con el peque para que os transmita sus sentimientos al respecto. 

De esta manera podréis intentar ayudar a vuestro retoño a ponerle remedio. ¿Cómo? Poniendo en práctica los consejos ofrecidos por  médicos y psicólogos. Hemos recopilado una lista en base a la opinión de una pediatra y divulgadora, la doctora Anna Estapé, y un gabinete psicológico.

Legitimar

La doctora Estapé, como todos los especialistas en la infancia, sobre todo los neuropsicólogos, recuerda la importancia de no “menospreciar sus miedos y acompañarle en esa emoción que siente, que es muy válida”. Debemos legitimar las emociones y sentimientos de nuestros hijos siempre.

No alimentar su miedo

Apunta Anna Estapé que si un niño tiene miedo a la oscuridad, debemos “evitar bromas o mitos como el del hombre del saco o el coco”.

Evitar tele, videojuegos y pantallas antes de acostarse

“Debido a las luces y a los sonidos que emiten, hacen que nuestro cerebro esté en continuo estado de alerta, impidiendo que alcancemos el estado de relajación necesario para conciliar el sueño rápidamente”, explican desde Mind up Psicólogos. “Es importante que nuestros hijos dejen de hacer uso de estos aparatos electrónicos al menos 1 hora antes de ir a la cama”, añaden. La doctora Estapé también menciona este mismo consejo. 

Luz quitamiedos

Ambas fuentes expertas inciden en que se puede utilizar una lámpara quitamiedos por la noche en la habitación del niño si a este le tranquiliza. Eso sí, debe ser tenue en todo caso, tal y como advierten desde Mind up Psicólogos: “El cuerpo humano comienza a producir melatonina cuando no hay mucha luz, por ello, es recomendable que la habitación de nuestro hijo permanezca sin luz o con una luz tenue.

Darle la opción de ir a vuestra cama

Para la doctora Anna Estapé es aconsejable “dejar abierta la opción” de que el pequeño pueda ir a vuestra cama a buscaros si tiene miedo. “Le aportará calma y tranquilidad”, cree. 

Revisar la habitación de noche

También recomienda dedicar un momento a observar las condiciones de la habitación de vuestro hijo a oscuras, por la noche, desde su posición, para “revisar las sombras”. En caso de que existan, aconseja intentar eliminarlas como sea posible.

Jugar de día a estar a oscuras

Recomienda también la pediatra jugar en la habitación del niño a oscuras cuando sea de día. Así podéis acompañarle en el ambiente que le produce miedo, sobre todo cuando llega la hora de dormir, y es posible que le ayude, como si fuera una adaptación. 

Rutinas de relajación

Es interesante crear en la hora previa a irse a la cama una rutina de relajación. En esos 60 minutos, “los niños tienen que empezar a realizar actividades monótonas y no excitantes con la finalidad de disminuir su nivel de activación y empezar a prepararse para afrontar exitosamente la hora de dormir”, indican desde Mind Up Psicólogos. Puede que no combata directamente el miedo a la oscuridad, pero leer un cuento, por ejemplo, les relaja, y esto ayuda a que la carga de estrés de partida sea menor.

Mostrar que la casa es segura

Este es otro consejo ofrecido por el equipo de Mind Up Psicólogos para ayudar al niño a sentirse más a gusto y relajado en su propia casa. Si es necesario, mostrarle que no hay nada ni nadie que les vaya a asustar ni debajo de la cama, ni tras las puertas, ni en los armarios o cualquier otro sitio que le genere incertidumbre al niño.

Apoyarse en los cuentos

La doctora Anna Estapé recomienda trabajar los miedos a través de la lectura, con cuentos infantiles. Si el miedo es a la oscuridad y los monstruos, invita a incorporar a la biblioteca de casa cuentos que desmitifican este tema. Afortunadamente hay muchísimos en esta línea como de, por ejemplo, lobos que son buenos

Recursos de fantasía

El último consejo para ayudar a superar el miedo a la oscuridad al niño es enfocar la búsqueda de una solución a través de la imaginación y la fantasía. En este sentido, la doctora Estapé ofrece asta 4 ideas distintas: dejar a mano un “spray antimanchas”, hacer un dibujo de un personaje mágico que sea vigilante antimonstruos y pegarlo en la pared, o que convertir al pijama o a las sábanas en un escudo mágico antimonstruos. 

Si nada de esto funciona, ni tampoco otros consejos que os ofrezcan o hayáis encontrado al documentaros sobre este tema, siempre tenéis la oportunidad de acudir a un psicólogo especialista en la infancia que pueda ayudar a vuestro pequeño a superar su miedo a la oscuridad en caso de que perdure y esté teniendo consecuencias negativas para el. 

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo