Así puedes mantener su ánimo

Consejos para que los niños no caigan en la desesperanza y la afronten

No habrá nada mejor que inculcar a un niño que saber enfrentarse a los momentos de desánimo y a no dejarse llevar por la desesperanza. Mira estos consejos.

Todos los padres quieren lo mejor para sus hijos. Y si bien es muy importante su educación académica y que tengan un buen entorno en el que desarrollarse, también lo es algo que a veces queda descuidado y que no deja de ser esencial: educar a los niños en la esperanza y en la ilusión para que aprendan a afrontar los momentos de desánimo.

Los padres siempre buscan que sus hijos aprendan de todo y que adquieran todas las habilidades posibles. Sin embargo, en ocasiones, queda olvidada una capacidad que no solo es importante en su presente, sino también en su futuro. Y esa no es otra que la habilidad para seguir adelante cuando las cosas no van como uno quiere. Ese saber seguir ilusionándose y manteniendo el ánimo pase lo que pase.

Ayudar a los niños a hacer frente a la desesperanza y al desánimo hará mucho bien a su salud mental a lo largo de toda su vida. Veamos algunas recomendaciones de ayuda.

Cómo proteger a los niños de la desesperanza

Muchas veces acabamos normalizando convivir con la desesperanza, con el pensamiento de que lo que va mal no va a mejorar y de que hay cosas que no se pueden cambiar. Al igual que el vivir sin ningún tipo de meta. El problema es que esto no es solo cosa de adultos, el desánimo también lo pueden experimentar los niños y adolescentes y es trabajo de padres evitar que ocurra. ¿Cómo hacerlo?

Estando disponibles para ellos y ser su ejemplo

Al igual que es importante que los niños vayan al colegio, también es esencial que adquieran algunas habilidades a nivel emocional. Para ello, los menores deben aprender a identificar y a manejar sus emociones, a darse cuenta de que es normal a veces tener sentimientos negativos y a no sentirse bloqueados en esos momentos.

Enseñándoles a ser autónomos y a buscar soluciones

Es cierto, muchas veces no podemos evitar que haya algunos malos momentos, por eso, lo más útil para ellos es ayudarles a que aprendan a buscar soluciones para sus propios problemas. De esa forma, no solo ganarán en autonomía, sino también en autoestima.

Favoreciendo que vivan experiencias

Aunque las tecnologías están muy bien y son necesarias en nuestras vidas, más aún para los niños que ya son nativos digitales, los padres también deben potenciar su gusto por otro tipo de actividades y experiencias fuera de las pantallas. Practicar deportes, salir a la calle, estar con amigos y familia, entre otros ejemplos.

Impulsando su socialización

Los humanos somos animales sociales, necesitamos socializar y construir vínculos con otras personas. Por eso es fundamental que, en la medida de lo posible, intentemos impulsar la socialización de los más pequeños haciendo que tengan oportunidades para conocer y para pasar tiempo con otros menores de su edad.

Enseñándoles a tener metas y propósitos

Mientras los adultos siempre vamos buscando nuevas metas en la vida, los niños y jóvenes también necesitan tener las suyas. No hay nada como tener ilusiones en la infancia y en la adolescencia, tanto a corto plazo (en los momentos más cotidianos) como a largo plazo. Los padres deben incentivar esa motivación para proponerse retos y objetivos.

Continúa leyendo