Medio ambiente

Consejos útiles para enseñar a tus hijos a ahorrar energía

Hoy, 16 de mayo, se celebra el Día Internacional de la Luz, una jornada en la que se celebran mundialmente los distintos beneficios de tener luz. Y queremos celebrarlo ofreciéndote algunos consejos sencillos para que tus hijos aprendan a ahorrar luz y energía.

Consejos útiles para enseñar a tus hijos a ahorrar energía
Foto: Istock

Todos somos conscientes de ello: controlar nuestro consumo eléctrico es un problema mundial, que nos afecta a todos, tanto mayores como pequeños. Reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, y contribuir a la preservación del medio ambiente, es el mejor legado que podríamos hacer a nuestros hijos.

Y es que, ¿qué ocurriría si nuestros hijos, de hecho, se conviertan en actores de nuestros esfuerzos familiares diarios por ahorrar electricidad?

¿Cómo enseñar a los niños a ahorrar electricidad?

No dejes el televisor en modo de espera

Se trata, es cierto, de un truco sumamente sencillo y simple de seguir. Al mostrarle a nuestro hijo que la pequeña luz roja indica que el televisor todavía se encuentra consumiendo energía, le enseñaremos que es importante apagar completamente aquellos aparatos eléctricos que ya no estamos usando.

Para ayudarlo, y si nuestro hijo/a es mayor para entender que no debe jugar con los enchufes, podríamos colocar una regleta de enchufes que el niño/a puede encender o apagar cuando ya no se encuentre usando el televisor.

¿Sabías que cada hogar gasta una media de 80 euros al año solo en alimentar innecesariamente dispositivos electrónicos en espera? En algunos casos puede superar los 100 euros anuales, dependiendo del número de dispositivos que tengamos.

No dejes la puerta de la nevera abierta demasiado tiempo

Cuando la puerta de la nevera se queda abierta durante algunos minutos se escapa el aire frío que contiene. Y se estima que en cada apertura se libera alrededor del ⅓ del aire frío. 

¿Yogur natural o compota de manzana? Debemos enseñar al niño a pensar en lo que quieren justo antes de abrir la nevera. De esta manera, evitaremos que la puerta permanezca abierta bastante tiempo, y estaremos practicando un truco sencillo para ahorrar electricidad.

Cierra las puertas al salir de una habitación

Una puerta abierta es una corriente que se escapa. Por lo tanto, para ahorrar en calefacción, es necesario asegurarse de que las habitaciones de la casa se encuentren adecuadamente cerradas, con la finalidad de conseguir una mejor resistencia térmica.

En resumen, es conveniente convencer a nuestro hijo/a de la importancia de que cierre la puerta de su habitación cada vez que salga de ella.

Consejos para enseñar a los niños a ahorrar electricidad
Foto: Istock

Apagar la luz siempre al salir de una habitación

Cuando salimos de una habitación con la luz encendida, a la que no vamos a volver, es importantísimo enseñar al pequeño la importancia de presionar el interruptor antes de salir de su cuarto, por ejemplo.

Aunque, es cierto, se trata de un gesto bastante simbólico, puede ser muy importante cuando, por ejemplo, todavía seguimos usando bombillas convencionales.

No dejes correr el agua durante mucho tiempo

Una ducha caliente significa agua, pero también electricidad. Concretamente, de media alrededor de 60 litros de agua y 2 kWh de energía, para ser precisos. El equivalente a entre 25 a 30 céntimos.

Pero algunas familias tienden a gastar alrededor de 25 euros al mes únicamente en la ducha, ya que aprovechan los chorros de agua caliente durante más de 15 minutos. 

La importancia de mostrarles que ahorrar energía puede ser divertido

Lo cierto es que ahorrar energía puede convertirse en una experiencia agradable para nuestra familia. Para conseguirlo, es posible probar algunas de las siguientes ideas creativas en las que nuestros hijos pueden participar:

  • Búsqueda del tesoro de energía. Consiste en una actividad muy agradable en la que los niños buscan en casa aquellos dispositivos electrónicos o electrodomésticos que consuman mucha energía. Así, pueden luego comprobar si se encuentran o no en standby (modo en espera), y apagarlos si están enchufados a una regleta.
  • Noche de enseñanza familiar. Podemos animar a nuestros hijos a enseñar al resto de la familia sobre la importancia de la conservación y el ahorro de energía. Y que sean ellos mismos quienes diseñan las actividades de ahorro.
  • Paseos en bicicleta en familia. En la próxima salida familiar, podemos dejar a un lado nuestro coche y montar en bicicleta, todos juntos. 

Aunque existen infinidad de actividades posibles, es verdad que requerirá algo de creatividad, pero hay bastantes opciones que podemos hacer con nuestros hijos para entusiasmarlos a la hora de usar menos electricidad y, también, menos agua. 

Aún cuando disminuir el consumo de energía de nuestra familia no es una tarea simple y sencilla, sí se puede lograr. La educación, creatividad y coherencia pueden ser de mucha ayuda a la hora de que la familia pueda ahorrar energía, en lugar de desperdiciarla.

También te puede interesar:
Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo