Tele estudiando

Crea el hábito de estudio infantil perfecto para el confinamiento

Estudiar desde casa es difícil para todas las partes implicadas: estudiante, docente y familias. Por suerte, existen diferentes pautas de actuación que se pueden seguir desde casa y que ayudan (mucho) a crear un hábito de estudio adecuado; algo idóneo para que el ritmo de aprendizaje no se vea demasiado afectado.

Estudio
Istock

El coronavirus está cambiando las rutinas de las familias españolas a todos los niveles. Quizás, la faceta más comentada es la del tele-estudio. Después del cierre preventivo de todos los centros educativos del país como medida de contención ante la pandemia, los estudiantes han pasado a dar clases a través de un ordenador, a ingeniárselas con las nuevas tecnologías y a ver a sus profesores y compañeros solo desde el otro lado de la pantalla.

Algo que está dejando consecuencias negativas:  familias que se sienten desbordadas ante las dudas, las tareas y las desigualdades a la hora de acceder a las nuevas tecnologías. Los padres han entrado, sin comerlo ni beberlo, en un nuevo paradigma en el que han adquirido, de manera eventual, el rol de profesor de sus hijos y, en ocasiones, esta doble (o triple) faceta se les queda algo grande.

A esto, se podría sumar la consecuencia de la falta de concentración y atención de los peques: no están en su ‘hábitat’ habitual académico. De hecho, así lo afirma Simon Williamson, director de la academia de idiomas Bertliz: “la dificultad a la hora de concentrarse en cuarentena es mayor para los niños”.

Hábitos saludables de estudio

En este escenario, cobra más importancia (si cabe) la necesidad de crear un hábito de estudio adaptado a la situación. De lo contrario, los más pequeños podrían confundir este periodo con unas vacaciones largas, tal y como comentan desde Hastings School. De hecho, ellos mismos han elaborado una lista con consejos muy sencillos para implantar el hábito de estudio con éxito:

  • Mantener las rutinas: esta condición, con la que también está de acuerdo la Asociación Española de Pediatría, se completa con la idea de mantener horarios: madrugar, almorzar, dedicar las mañanas a los deberes y las tardes al ocio, como haríamos en un día normal.
  • Amenizar el estudio con actividades como el ejercicio físico (son muchos los canales de YouTube pensados para ello), manualidades, un rato de lectura o las tareas del hogar.
  • Llevar una organización estricta, sobre todo a la hora de diferenciar días lectivos de días festivos.
  • Trabajar el bienestar mental: recordemos que la ansiedad y el estrés son dos de los principales desencadenantes mentales de pasar mucho tiempo en casa. Algo que los pequeños pueden sufrir en gran medida. Por eso, es importante escucharles y tratarles con especial tacto y cariño.

Consejos que se ven reforzados con los tips que ofrecen desde la academia de idiomas Bertliz:

  • Escoger el espacio de estudio adecuado: que tenga buena luz para escribir y dibujar sin dificultad; también deberá tener poco ruido y distracciones (como la televisión).
  • Si en casa hay varios niños, lo más correcto es que cada uno estudie en una habitación distinta para que no se distraigan y que se apliquen los mismos horarios a todos.
  • Desconectar: “las actividades del tiempo de ocio deben ayudarnos a dar a los niños un descanso total”, comentan desde Bertliz. Lo ideal es hacer algún juego en casa que les permita moverse físicamente y evitar por un rato las pantallas.

Y para los profesores...

Además, Bertliz también ha elaborado una lista para que los profes preparen y adapten sus clases a los más pequeños. Consejos orientados a evitar que decaiga el interés y la motivación de los estudiantes, aunque las clases se impartan a distancia:

  • Crear clases cortas y adaptadas a los peques: para los menores de ocho años, recomiendan no superar el máximo de 45 minutos y para los mayores, no sobrepasar la hora.
  • Aprender, practicar y jugar: creen que las clases deben contar con parte teórica, práctica y con juegos y que, en la medida de lo posible, no se dividan de manera independiente.
  • Ejercicios cortos e interactivos: recomiendan cambiar de actividad cada 3-5 minutos y hacer cambios de ritmo. Además, instan a la importancia de no perder de vista la interacción de todo el alumnado.
  • Sacarle partido a las plataformas digitales: escoger algunas para hacer videollamadas en grupo o para compartir pantalla.
Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo