Descubre qué es la parentificación

Cuando los niños ejercen de padres: qué es la parentificación

¿Sabes qué es la parentificación? Conoce más sobre está problemática, los tipos que hay y las consecuencias que puede generar en los pequeños.

Como esperamos, lo habitual es que los padres ejerzan de cuidadores de sus hijos. Sin embargo, puede ocurrir que por determinadas circunstancias, los padres y los hijos inviertan sus roles y se produzca una dinámica disfuncional llamada parentificación. Conozcamos más acerca de este problema.

Que los padres cuiden a sus hijos, les den de comer, trabajen, limpien la casa y se preocupen por ellos, es lo habitual.

No obstante, esto no quiere decir que los niños no deban ir aprendiendo a tener algunas responsabilidades. De hecho, todo lo contrario, deben tenerlas, lo que sí es cierto es que estas deben ser acordes a su edad y a sus posibilidades y desarrollo.

En caso de no ser así, si los hijos actúan como “padres de sus propios padres” estaremos ante una dinámica disfuncional conocida como parentificación.

A qué se le llama parentificación

Aunque los niños pueden ayudar algo a sus padres, y estos deben responsabilizarlos con algunas funciones, lo ideal es que tengan la oportunidad de tener una infancia con responsabilidades acordes a su edad. No obstante, en algunas familias suceden circunstancias que provocan un intercambio de papeles o roles entre padres e hijos.

Cuando aún no lo son, los niños se ven obligados a actuar como adultos. Esto puede marcar su niñez y llegar a afectar a su etapa adulta, ya que se convierten en niños muy responsables, muy exigentes y obedientes y pierden su inocencia infantil.

El término fue creado por Iván Böszörményi-Nagy, un psiquiatra que observó que se trataba de un fenómeno muy habitual en familias disfuncionales. Y es que, es un proceso que se va produciendo de manera inconsciente y con el que los niños van adoptando un nivel de responsabilidades que no les debería corresponder a su madurez y a su edad. Además, es un fenómeno que puede darse de diferentes maneras.

¿Qué formas de parentificación hay?

Existen dos tipos de parentificación fundamentalmente:

  • La emocional, que aparece cuando los padres esperan que sus hijos les den apoyo emocional, de forma que los convierten en “su soporte”. Normalmente, los padres viven esta situación como una negación de la realidad y consideran que sus hijos lo hacen por su bienestar.
  • La instrumental o física, es aquella que se produce cuando los niños se encargan de necesidades económicas o domésticas. Por ejemplo, hacer la comida o cuidar a sus hermanos, entre otras. En algunos casos hasta de trabajar.

Normalmente, la emocional suele ser la más perjudicial para el desarrollo del niño puesto que asumir ese papel le puede generar un estrés muy grande y puede que sus propias necesidades emocionales no lleguen a cubrirse.

¿Qué consecuencias puede tener?

Aunque surja inconscientemente, puede ser considerada como maltrato psicológico pues durante la infancia, la parentificación puede ejercer un gran efecto en el desarrollo de la identidad y de la personalidad, en las relaciones con otras personas e incluso en la relación con sus hijos en el futuro.

Y es que, pasar en la niñez por un fenómeno como este, puede dar lugar a consecuencias negativas, como que la persona sufra inseguridad personal, a pesar de haber logrado grandes éxitos en su vida.

Continúa leyendo