Colegio

¿Cuándo necesitan los niños un profesor particular?

2 minutos

La falta de tiempo para hacer un seguimiento de los deberes de nuestros hijos hacen que pensemos que un profe en casa puede ser un buen refuerzo.

¿Cuándo necesitan los niños un profesor particular?

El temor al fracaso escolar lleva a muchos padres a pensar que con lo que los niños hacen en el colegio no es suficiente. Si las calificaciones no son tan buenas como se desea y los suspensos comienzan a ser una realidad, muchas familias piensan que la solución es un profesor particular.

Además, por motivos laborales, muchos padres disponen de poco tiempo para seguir el estudio de los niños. Se quedan más tranquilos pensando que con el profesor particular se fomenta el hábito de estudio y se refuerzan los puntos débiles. Pero, ¿siempre es beneficioso? ¿Qué requisitos debe cumplir? ¿Debe saberlo el tutor del colegio?

Claves para elegir profesor particular

SEGURO QUE TE INTERESA...
  • La necesidad de un profesor particular siempre debe indicarla el tutor del aula. Él es quien valorará si es conveniente en cada caso. Y también será quien marque qué hay que reforzar y cómo hacerlo.
  • Si ante la primera dificultad se le ponen clases particulares, podemos someter al niño a una sobrecarga que puede conducirle a rechazar todo lo académico.
  • Si no se realiza en coordinación con su tutor, más que una ayuda puede convertirse en una interferencia, ya que se somete al niño a dos estilos diferentes de enseñanza. Los criterios del colegio y los del profesor particular pueden ser muy dispares.
  • Si se opta por las clases particulares, debemos buscar un profesor capacitado. Muchas veces se ofertan personas con formación poco adecuada, a las que mueve, principalmente, un interés lucrativo.
  • Si recibe clases extra, nunca debe tomarlas como castigo o represalia por no sacar las notas deseadas. Debemos cuidar su autoestima y su motivación, evitando que pueda sentirse mal por no aprender al ritmo de sus compañeros de aula.
  • No debemos olvidar que los niños necesitan jugar y moverse libremente. Y tampoco que las actividades lúdicas también les aportan múltiples aprendizajes (y no solo los libros de texto). No conviene sobrecargarles con un exceso de trabajo escolar.

Alicia Herranz es psicopedagoga.

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS