Paternidad

Datos científicos curiosos sobre la relación entre padres e hijos

Existen numerosos estudios científicos que desvelan algunas curiosidades sobre los padres y la relación con los hijos. Analizamos algunos datos científicos sobre la figura paterna.

padres
Foto Istock

La relación entre padres e hijos siempre ha dado lugar a muchos estudios y debate. No solo hablamos de la herencia genética que reciben los niños de la figura paterna, también nos referimos al vínculo, a la forma de relacionares entre padres e hijos. La ciencia ha desvelado algunas curiosidades sobre los padres. Te contamos las más llamativas. 

Padres que duermen con sus hijos

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Notre Dame (Francia) y publicado en la revista PLOS One pone de manifiesto que los padres que duermen cerca de sus hijos presentan unos niveles de testosterona más bajos que los padres que lo hacen alejados de ellos. Este fenómeno tiene una explicación y no solo eso, también una función: según los autores del estudio, ese descenso tiene como objetivo que el hombre sea más receptivo y esté más dispuesto a atender los requerimientos de sus hijos. Según los expertos, la biología masculina cambia para satisfacer las demandas de un recién nacido.

 

El parecido físico crea vínculo

Otro hallazgo que revelaba la ciencia hace unos años es que el parecido físico tiene un fuerte poder sobre el instinto paterno. Concretamente, un estudio dado a conocer por el Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS) y realizado por la Universidad de Montpellier (publicado posteriormente en la revista Animal Behaviour) concluyó que los hombres se ocupan más de los hijos que tienen un parecido físico con ellos.

Este argumento era algo que ya sostenía Darwin en su teoría de la evolución y que la ciencia actual ha venido a confirmar mediante un estudio realizado en familias reales de Senegal: 30 familias de dos hijos cada una en varios poblados de Senegal, donde los científicos aplicaron una metodología para cuantificar tanto la dedicación de los padres a sus hijos como el parecido entre unos y otros. La conclusión fue clara: la dedicación de los padres hacia sus hijos era mayor cuando había un parecido físico. Y no solo el parecido: también se producía el mismo efecto si padre e hijo tenían un olor similar.

La obesidad paterna repercute en la salud del hijo

La obesidad es un problema de salud que puede tener graves consecuencias y, según la ciencia, no solo para la persona que la padece. Si un padre es obeso, el hijo tiene más riesgo de desarrollar enfermedades en el futuro como el cáncer de colon y, en el caso de las mujeres, de ovario. Esto es lo que demostró un estudio realizado por la Universidad de Duke (EE UU) que fue publicado en la revista BMC Medicine. Según sus autores, "la obesidad paterna puede alterar un mecanismo genético que estará presente en la próxima generación. Es importante que seamos conscientes de que el estilo de vida occidental puede estar dejando un rastro en las generaciones futuras".

Momentos felices de la infancia

Todos sabemos que echar la vista atrás y recordar momentos felices de la infancia con nuestros padres es una de las cosas más emotivas y satisfactorias que hay, pero no solo eso: además esos recuerdos pueden ser grandes aliados para tener herramientas para gestionar el estrés en nuestra vida adulta. 

Una investigación realizada en la Universidad estatal de California sacó a la luz que los hijos que tienen recuerdos felices son sus padres tienen una mayor estabilidad emocional que hace que sean más capaces de lidiar con el estrés y que puedan resolver mejor esas situaciones en comparación con los hombres que no tienen una buena relación con sus padres. 

"El mensaje principal es que, si hay un padre presente en la vida de un niño, el padre debe saber lo importante que es", afirmó Melanie Mallers, una de las principales autoras del estudio.

El dinero del padre llama al dinero del hijo

Ya sabemos que el poder que ejerce la figura de los progenitores en los hijos es muy grande y también puede repercutir en la futura economía del hijo. No hablamos de herencias, ni de que el hijo se beneficie económicamente de un buen nivel de vida del padre, que en muchos casos, así es, nos referimos a que, según la ciencia, el dinero del padre puede llamar al dinero del hijo. Un estudio publicado en Journal of Political Economy sostiene que los hijos heredan de los padres factores cognitivos como la inteligencia, los valores en el trabajo o el espíritu de sacrificio y superación, cualidades que pueden hacer que los hijos de padres con buen nivel adquisitivo, también tengan una capacidad económica mayor que la media.

No obstante, hay otros estudios que sugieren algunas causas diferentes para este hecho: una investigación de economistas de la Universidad de Texas en Austin, la Universidad College de Dublín y la Universidad de Lund en Suecia determinó que los niños criados en familias ricas deben su futuro éxito financiero al hogar en el que han crecido más que a cualquier capacidad que puedan poseer.

foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo