Vídeo de la semana

Desarrolla sus habilidades

Deportes de equipo vs deportes individuales: ventajas y desventajas en los niños

Las dudas en los padres son tan habituales como lógicas, pero hay que pensar que la decisión verdaderamente positiva es introducir el hábito saludable de la actividad física en los niños; lo de menos es cómo, porque todos los deportes ofrecen muchas más ventajas que desventajas.

Deporte de equipo
Deporte de equipo (Foto: depositphotos)

Las famosas actividades extraescolares son uno de los temas que más juego dan en las conversaciones entre padres a lo largo de todo el año, pero sobre todo en las semanas previas al comienzo del curso escolar, que coincide también con el arranque de estas. Opciones hay cada vez más, tradicionales y menos habituales, artísticas, de lenguas extranjeras, y hasta relacionadas con las nuevas tecnologías como la robótica. Y por supuesto no pueden faltar nuestras protagonistas en estas líneas, las deportivas, tanto individuales como colectivas. 

Lo más importante a la hora de escoger es escuchar la opinión de los pequeños, incluso cuando nos parecen demasiado pequeños para saber qué quieren, porque se trata de que estos disfruten y se lo pasen bien a la vez que asimilan hábitos saludables muy positivos tanto para su presente como para su futuro. En esos casos, lo ideal es animarles a probar aquellas por las que parecen tener predilección, pero sin obligarles a nada. El hábito deportivo se puede introducir de muchas formas en su vida, no solamente con actividades extraescolares. El gusto por estas llegará casi seguro de forma natural tarde o temprano. 

Dicho esto, si tienen claro tanto el niño como los padres de que quiere practicar de forma regular algún deporte, pero no sabe cuál, la primera duda que aparece es la de escoger entre disciplinas individuales o colectivas. Y lo mejor para poder formarse una opinión al respecto es conocer en primer lugar las ventajas y desventajas de unas y otras. 

Desarrollo de unas u otras habilidades

La personalidad del pequeño y sus gustos son decisivos, ya que se pueden potenciar tanto estos últimos como aquellas habilidades sociales que le cuesten más, como es la timidez o la vergüenza, algo para lo que ayuda mucho practicar un deporte de equipo. Dicho esto, hay connotaciones en ambos tipos de disciplinas deportivas que son objetivas. Por ejemplo, que el deporte colectivo potencia la habilidad de trabajar en grupo, lo que a su vez conlleva el desarrollo de una serie de habilidades más concretas: tolerancia a otras opiniones, mejora de la comunicación verbal y no verbal, capacidad de liderazgo, solidaridad con los compañeros, dar prioridad a las necesidades del grupo por encima de las personales, pensamiento estratégico, y capacidad de motivación no solo con uno mismo sino también con los demás. A esto hay que añadir un factor importante en los niños perezosos: suele vencerse mucho mejor este escollo si la actividad se hace en compañía. 

En el caso de las individuales habría que marcar una diferencia previa entre aquellas disciplinas como el atletismo o el judo, por citar dos ejemplos, que se pueden -y de hecho es lo habitual- en grupo, con respecto a otras en las que es más complicado socializar con otros compañeros, como es el caso del tenis o la natación, por mucho que las clases también sean colectivas en edades tempranas. 

Capacidad de superación

En cualquier caso, en todos ellos, su gran virtud es la misma: potenciar al máximo nivel la responsabilidad individual del niño y fortalecer su autoestima. Es verdad que este es también su principal riesgo, ya que son deportes más exigentes en lo mental porque la presión no es de un grupo, y eso requiere mantener un trabajo constante a nivel mental con los niños para que estén en disposición de gestionar correctamente niveles de estrés más elevados. Pero, a cambio, su nivel de autoexigencia, autonomía, autoconocimiento de su ser, de superación y de concentración suele dispararse por las nubes en comparación con los deportes colectivos. 

Como ves, ambos modelos de actividad deportiva tienen muchos pros y escasos contras, por lo que no conviene autopresionarse con esta decisión ya que lo verdaderamente importante es introducir en los niños buenos hábitos, de forma que su calidad de vida se vea ampliamente mejorada, y todos los deportes son una garantía de ello.

Continúa leyendo