Progenitora tóxica

Descubre si sufres el síndrome de la progenitoria tóxica

Parece que en nuestra sociedad sigue siendo tabú tener conflictos emocionales de apego con nuestros hijos. De hecho, ya se conocen controversias importantes de madres que admiten que la maternidad no es lo que pensaban. Sin embargo, siguen siendo emociones que se tapan y se esconden por no estar socialmente aceptadas. ¿En qué consiste el síndrome de la progenitora tóxica?

Cada vez son más frecuentes los testimonios de madres que no sienten lo que tienen que sentir durante la maternidad. Existen madres que no sienten lo que la sociedad y la cultura han establecido como 'maternidad': una etapa bonita, de conexión y mucha felicidad. Por ello, desarrollan interiormente emociones no compatibles con lo esperado en esta etapa de la vida. 

Sus historias son más reales y frecuentes de lo que muchos nos imaginamos. Tanto es así, que al ser un sentimiento negativo y poco esperado, muchas madres tienden a negarlo. Esto puede generar consecuencias graves, tras intentar llenar un agujero que probablemente lleve vacío desde la infancia. Pero, ¿en qué consiste exactamente el poco conocido síndrome de la progenitora tóxica

¿Qué implica desarrollar el síndrome de la progenitora tóxica?

Para responder a la pregunta de qué implica desarrollar el síndrome de la progenitora tóxica hemos contactado con María José Aróstegui Ruiz, psicóloga del Hospital Vithas Granada. Esta profesional define este trastorno como "Algo tan sencillo como es el ser madre sin quererlo. Es decir, que la figura de una madre tóxica proviene de que esa persona ha llegado a la maternidad por motivos ajenos a su voluntad. En este sentido, la madre acaba siendo madre por los convencionalismos sociales" explica. 

De hecho, la psicóloga incide: "Este tipo de madres ve a sus descendientes como rivales u obstáculos, obviando las necesidades reales de sus hijos. La madre actúa de una forma egocéntrica y apenas siente empatía por sus pequeños. Resalta los fallos y defectos del niño, criticándolo constantemente, mermando así la autoestima del hijo".

Consecuencias en la infancia

Según la doctora, es importante prestar atención a los diferentes síntomas para evitar consecuencias graves en una etapa dan delicada e importante como es la infancia. Tanto es así, que la especialista explica: "Desarrollar dinámicas propias de una progenitora tóxica puede ser un problema para ambas figuras. No sólo se ve afectada la propia mujer, sino que perjudica a sus hijos y ambiente cercano, todo ello guiado por un estilo de crianza tóxico". 

Por lo que, la psiquiatra infantil advierte: "Los hijos de estas madres pueden sufrir infelicidad, manipulación, incomprensión, crítica, humillación e incluso un trato rozando lo cruel. Analizar la etapa emocional en la que se encuentra el niño puede ayudarnos a descifrar así, su situación personal". 

¿Cómo podemos remediar este tipo de conductas?

Los consejos de María José Aróstegui Ruiz son esperanzadores. De hecho, esta especialista de la salud mental opina que "todo ser humano tiene la capacidad intrínseca de tomar el control de su vida. Esto significa que no hay nada perdido siempre que se busque la mejora y el cambio,  por lo que se anima a estas madres a tomar conciencia de su problema e identificar aquello que les hace daño. Por ello, es necesario recurrir a  ayuda profesional para que ambas partes aprendan a perdonarse y a trabajar la empatía." 

Desarrollar una capacidad de entendimiento mayor, según la experta, ayudará a mejorar la calidad de las relaciones sociales a nivel familiar y por lo tanto a lograr un ambiente en el hogar más sano, comprometido y basado en el afecto y el cariño

También te puede interesar:

Continúa leyendo