Claves para educar

Dos herramientas que alimentan la autoestima de tus hijos

Para fortalecer la autoestima de los niños no solo hay que darles amor, aunque sea un ingrediente principal.

autoestima_niños

Por todas partes leemos y escuchamos que la autoestima es fundamental para tener un buen desarrollo en la infancia y ser felices en la vida adulta. Pero llegados al punto de conseguir que nuestros hijos crezcan con ese bien tan preciado, la cosa no parece tan fácil.

Y es que, por más que les damos besos y abrazos, les decimos lo maravillosos que son y lo bien que hacen las cosas, no siempre conseguimos evitar que de pronto aparezcan ideas sobre sí mismos muy poco amables (“Pero, ¿a ti quién te ha dicho que eres torpe?”).

Además, siendo igual de amorosos con los niños, unos tienen un concepto de sí mismos mucho más sólido que otros. ¿Por qué?  Porque el secreto no está en quererles mucho y valorarles (eso está “chupao”), sino en conseguir que ellos lo sientan y que nunca lo olviden.

Os damos algunas ideas para conseguirlo.

Cuidarse por dentro y por fuera

Enseñar a nuestros hijos a cuidarse en cuerpo y alma es otro pilar para una sana autoestima. Mostrarles el valor del silencio, de dedicarse un rato a sí mismos para conectar con la respiración y las propias sensaciones o poner el cartel de “ocupado” en la habitación de vez en cuando (todos tenemos derecho a dejar de estar disponibles alguna que otra vez), es tan importante como disfrutar de un baño de espuma (o usar un gel con un aroma que le guste), hacerse un corte de pelo chulo, ponerse crema para tener la piel suave, hacer ejercicio, echarse una siesta o alimentarse correctamente.

También puede que interesa: Meditación en niños

Valorar su esfuerzo y perseverancia

Los logros están muy bien pero, por encima de todo, lo que debemos valorar en nuestros hijos son el esfuerzo y la perseverancia, el empeño que ponen en conseguir aquello que quieren. Una manera de conseguirlo es realizar actividades en las que sea más importante el disfrute que el resultado: un paseo en bici, construir una maqueta o cualquier juego de equipo en el que los puntos sean lo de menos.


Etiquetas: 3 años, autoestima, educación, hijos, niños, padres

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS