Educación positiva

Educar en una imagen positiva corporal: la lección de una madre

4 minutos

Un mensaje positivo sobre nuestro propio cuerpo es fundamental para que el niño no tome como negativo lo que la naturaleza nos impone.

También te puede interesar: Mamá, no odies tu cuerpo
mujer espejo

 Estrías, barriguita, pequeñas varices, arrugas, celulitis… La sociedad nos impone una imagen corporal femenina en la que no tiene cabida ninguna imperfección y el problema radica en que, actualmente, nos hemos creído el discurso de que un cuerpo con esas características es un cuerpo imperfecto.

Nos miramos al espejo y nos desagrada esa flacidez abdominal, esas arrugas alrededor de los ojos, esa celulitis que se niega a abandonarnos o el pecho caído tras la lactancia… Lo primero que deberíamos tener claro es que lo único importante es la salud. Si estamos sanos, si nuestros análisis de sangre están bien y nuestro doctor no considera que debamos preocuparnos por ningún aspecto sanitario, entonces, y solo entonces, pasamos al plano psicológico de cómo la percepción de nuestro cuerpo nos afecta y de qué manera lo hace.

Los niños son grandes imitadores y les gusta repetir lo que hacen sus mayores, es una de sus primeras formas de aprendizaje y de las que más perdura a lo largo del tiempo ¿o es que acaso no nos reconocemos en patrones y actitudes paternas ya en nuestra vida adulta?

Eso significa que, lo ideal, sería centrarnos en la salud mental y física más que simplemente en el aspecto estético de nuestro cuerpo. Los cuerpos sanos son cuerpos bellos, independientemente de sus estrías, sus pechos, la flacidez o la celulitis que tanto nos molesta en el espejo.

Debemos educar a los niños para que aprendan a cuidarse, quererse y respetarse. Esto implica que debemos enseñarlos a respetar y aceptar sus ritmos, a escuchar a su cuerpo, a comer correctamente, a realizar deporte; y, también, a entender que lo fundamental no es la talla, la altura, el pelo o la piel, sino que todo eso es reflejo de nuestra vida y de lo que hemos ido, y decidido ir, haciendo con ella.

Resulta complicado que los niños comprendan, asuman e interioricen estas valiosas lecciones si los inputs que reciben de sus padres, sobre su cuerpo e imagen corporal, son negativos, en términos de disgusto o, incluso, desprecio.

Sabemos que es difícil mantenerse estoico y no dejarse influir por las imágenes de cuerpos perfectos que llenan la publicidad, las redes sociales y, en general, todos los medios. Si no nos gusta algo de nuestro físico, y siempre que sea saludable hacerlo y lo hagamos con ayuda de profesionales, no hay problema en ponerle solución pero debe hacerse desde una perspectiva optimista y saludable, es decir, centrados en cuidarnos y no solo en cambiar rápidamente lo que nos incomoda, y comprendiendo que hay marcas que no solo no nos afean sino que nos hacen únicos.

Eso es lo que hizo Allison Kimmey cuando su hija le preguntó por sus estrías, nada de vergüenzas sino orgullo: las estrías son marcas que indican nuestros procesos de cambio, nuestro crecimiento de niños a adultos y, en el caso de las mamás, de la inmensa y asombrosa capacidad que tiene nuestro cuerpo para adaptarse y dar vida a un bebé.

Reproducimos el post a continuación:

“Hoy mientras estaba tumbada en la piscina con mi hija:

Ella: ¿Por qué tu barriga es grande, mamá?

Yo: ¿A qué te refieres cariño?

Ella: A estas líneas, mamá. (Señalando las estrías de mi estómago)

Yo: Oh, ¡eso son mis estrías!

Ella: ¿De dónde salen?

Yo: Bueno, cuando era un poco mayor que tú, me salieron algunas porque crecí ¡realmente rápido! Y algunas otras de estas marcas son de cuando te tuve en mi tripa creciendo.

Ella: mira con curiosidad

Yo: Son brillantes y centellean, ¿no son bonitas?

Ella: Sí, esta es la mejor. Es tan reluciente. ¿Cuándo me saldrán a mí?

Yo: Oh, ya tendrás algunas brillantes marcas cuando crezcas, mi niña

¡ES IMPORTANTE CÓMO HABLAMOS A NUESTRAS HIJAS (-e hijos-)SOBRE NUESTRO CUERPO! Ellos nos escuchan. Ellos preguntan. Está en ti ayudarlos a formar su opinión sobre estas cosas. ¿Seguirás los mandatos que marcan en la sociedad? ¿O les enseñarás una nueva manera de amar?

Yo elijo el amor

¿Tú también?

Besos y abrazos

Allie"

Etiquetas: cómo educar hijos

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS