Patrocinado

Educar en valores, clave en el desarrollo de un niño feliz

¿Se puede medir la felicidad? ¿Podemos conseguir que nuestros hijos sean más felices? Rotundamente sí y no es precisamente dándoles todo lo que nos piden. Te invitamos a asistir al 'II Wellbeing weekend para el Bienestar de la Infancia del British Council School'.

El secreto para educarles en valores es dotarles de las herramientas emocionales y las pautas educativas que les permitan desarrollarse, explorar, superar sus errores, ser autónomos, seguros, capaces y, en definitiva, más felices. Es la conclusión compartida de dos de las más reconocidas expertas en psicología infantil que el British Council School reunirá en el II Wellbeing weekend para el Bienestar en la Infancia el próximo sábado 11 de febrero en el Colegio Británico: Joanna Tucker y Eva Millet.

Tucker, Consultant Parent-infant Psychotherapist de OXPIP, nos hablará sobre cómo construir resiliencia y confianza en los niños a través de la seguridad en sí mismos, el amor y el juego con los padres. Por su parte la periodista y autora del libro 'Hiperpaternidad' Eva Millet dará una interesante conferencia titulada '¿Educar hiper o educar bien? Consecuencias de la crianza helicóptero.'

Según estudios científicos, la felicidad viene determinada en un 50% por la genética, en un 10% por las circunstancias externas o el contexto, mientras que el 40% restante depende de nosotros, como actividades intencionales y emocionales que nos llevan a ser felices. Los padres pueden influir para aumentar la felicidad de sus hijos a través de las pautas educativas, de los valores y del ejemplo que les trasmiten y que les sirven para enfrentarse a los retos que se van a encontrar en la vida.

Los niños se enfrentan constantemente a sorpresas o amenazas, y necesitan herramientas para aprender a gestionar todas esas novedades. Herramientas, tales como los valores que le transmitamos, se convierten el eje vertical y principio básico de la educación, como la lealtad, flexibilidad, motivación, empatía, esfuerzo, capacidad de recuperarse tras el fallo, etc. O, los principales referentes para trasmitir esos valores son precisamente los padres. Otros valores muy importantes para enseñar a los niños son la humildad (nadie es más que nadie), el compromiso, la gratitud, la amistad, la paciencia (las cosas nos salen siempre a la primera) o la responsabilidad (asumir las consecuencias).

Gillian Flaxman, directora del British Council School confirma esta idea, “desde el Colegio queremos promover iniciativas como estas Jornadas para facilitar el apoyo entre el colegio y el hogar, porque ambos compartimos la responsabilidad de que los líderes del mañana sean personas íntegras. Los niños están en nuestras aulas 15 años, desde los 3 a los 18 y cuando se van, lo hacen con muchos de los valores que les hemos inculcado a través de un amplio programa de actividades”.

Ambas ponentes aseguran que la existencia de normas y límites son otras de las pautas educativas importantes para aumentar la felicidad de los pequeños. Los niños muchas veces no saben lo que tiene que hacer, por eso son buenas las normas y los límites. Las normas no anulan su personalidad y además, desarrollan autocontrol que es absolutamente necesario si queremos que vivan con éxito la sociedad de hoy en día y su futuro laboral.

Al sobreproteger a los niños les alejamos de su felicidad

Sobreproteger es uno de los errores más comunes entre los padres. Confundimos amor con miedo a que les pase algo. Todos los niños necesitan resolver por sí mismos sus 'problemas'. De esta forma les estamos enseñando cosas tan importantes como el esfuerzo, la paciencia, la superación.

Eva Millet nos hablará de la figura del “padre helicóptero” que vigila desde arriba para intervenir cada vez que su hijo se enfrenta a un problema. “Tenemos que conseguir que sean autónomos y seguros, y para ello hay que enseñarles a resolver sus problemas”. Cuando les sobreprotegemos, insiste, “desarrollan menos competencias emocionales porque les preparamos de tal forma el camino que los niños no tienen que hacer ningún esfuerzo. Y les hacemos más inseguros porque siempre van a necesitar un adulto. A la larga son más infelices”.

Tras las ponencias podremos disfrutar de una mesa de debate en la que Joanna Tucker y Eva Millet resolverán dudas sobre los temas que más preocupan a los padres, y que serán elegidos por éstos mismos.

Apúntate al evento antes del 6 de febrero en www.britishcouncilschool.es  o en el 913373647. Aforo limitado.

Continúa leyendo