Niños y mindfulness

Ejercicios mindfulness: ¿cómo entrenar la calma, la estabilidad y la concentración en los niños?

3 minutos

Mediante la respiración y el mindfulness los niños entrenan la calma y la concentración pero ¿cómo se hace? ¿Hay ejercicios específicos que podemos hacer?

También te puede interesar: 10 beneficios del mindfulness en niños
niña respiración calma

Quizá no te hayas planteado nunca la importancia de la respiración y una de las razones es porque, al ser un proceso que nuestro organismo hace de manera inconsciente y automática, no requiere de tu atención. Pero tu respiración es la ventana que conecta tu interior con el mundo exterior, nutre tu organismo y te reporta múltiples beneficios. Es la única de las funciones fisiológicas que, además, puedes realizar también conscientemente. De hecho, ser consciente de ella y entrenarla con tus hijos, os ayudará a estar presentes en el aquí y ahora, os reportará calma y os permitirá cultivar la estabilidad mental y emocional deseada.

A veces, la cabeza se llena de pensamientos y “rumiaciones” que generan en nosotros estados emocionales aflictivos y, más allá de dejarlos transitar, los atrapamos pensando que de este modo, encontraremos la solución. Sin embargo, anclarte a la respiración consciente es la herramienta que más puede ayudarte en esta tarea.

Así, practicar con tu hijo la respiración consciente os podrá ayudar en los momentos difíciles. Si los niños practican esta respiración atenta y aprenden a usarla en los momentos en los que se sientan inquietos o nerviosos podrán aprender a tranquilizarse y a concentrarse mejor cuando lo necesiten. Además mejorarán, sin duda, la experiencia del momento presente, puesto que les reportará claridad, estabilidad y calma.

Para entrenarla no hay que respirar de una forma predeterminada, sino aprender a ser consciente de la propia respiración, anclarse a ella y estar atento a cada una de las inspiraciones y espiraciones.

Los tres tipos de respiración más comunes:

  • La respiración baja o abdominal: en esta respiración al entrar el aire, el diafragma baja y se hincha el vientre. Al expulsar el aire, el diafragma sube y el vientre se deshincha. Esta es una de las respiraciones que les sirve a los niños para relajarse.
  • La respiración alta o clavicular: esta respiración es más superficial. Al inspirar se suben los hombros y se contrae el abdomen.
  • La respiración completa o respiración profunda: en esta respiración, el niño puede visualizar cómo, cada vez que entra el aire, sus pulmones se van llenando de arriba abajo y, al espirar, se vacían haciendo el recorrido contrario. En esta respiración solo se mueven las costillas.

Pero es importante tener presente que, cada vez que respiras, no solo lo haces con tus pulmones sino que todo tu cuerpo respira y se nutre gracias a ella. Recuerda que es la función que te permite conectarte al entorno y seguir funcionando ya que, gracias al oxigeno que entra en tu organismo, tus células pueden liberar la energía necesaria e indispensable para funcionar en cada uno de los instantes del día.

Entrenando la respiración consciente encontramos muchos beneficios para nuestra salud física y mental.

Uno de los anclajes de la práctica de mindfulness en niños es centrarse en la respiración. De esta manera, es como bucear al fondo del mar para encontrar la calma y quietud del momento presente. Les permite estabilizar su mente, calmarse y regular sus emociones. Así, les reportará beneficios tales como la mejora de la atención y la concentración.

Ejemplos de cómo entrenar la respiración con los niños

En todos estos ejercicios, no hay una forma correcta o incorrecta de practicarla sino que simplemente hay que sentir y estar atentos a la respiración, tal y como es en el momento:

- Visualizar, en cada inspiración, cómo acogen una bonita luz del mundo y cómo, en cada una de las espiraciones, dejan salir algo de su interior.

- Observar el movimiento de su cuerpo en cada respiración y permitir que fluya sin modificarla ni intervenir en ella.

- Contar los segundos que dura cada una de las inspiraciones y cada una de las espiraciones.

- Nombrar cada inspiración con la etiqueta “estoy en calma” y cada espiración con la etiqueta “todo está bien”.

Ejercicio de la cabaña de meditación

04:09

 

 

 

belén colomina

Belén colomina es Psicóloga y Psicoterapeuta Gestalt especializada en infancia y adolescencia, acreditada por la AETG y FEAP, además es Directora del área “Aprender y Educar para ser feliz”, Elephant Plena, en donde realiza grupos de mindfulness con niños, adolescentes y familias. 

Psicoterapeuta y docente en el Instituto de Terapia Gestalt de Valencia y Elephant Plena es también profesora colaboradora de la Universidad Internacional de Valencia e Instructora de Mindfulness en el Ámbito Educativo.

Autora de los libros La adolescencia. 7 claves para prevenir los problemas de conducta, Ed. Amat y Mindfulness para Familias. Una maravillosa expedición con miles de estrellas, Ed. Desclée de Brouwer.

Etiquetas: cómo educar hijos, familia, niño

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS