5-6 años

¿Es una niña cursi?

A los 5-6 años muchas niñas se obsesionan con el rosa, las princesas, las hadas... Es una etapa normal que acaba pasando. Simplemente están afirmando su identidad.

¿Es una niña cursi?

A partir de los cinco años los pequeños son más conscientes de su diferencia de género. Centran su atención en el rol con el que se identifican, y algunos exageran los atributos que se relacionan con su identidad sexual para diferenciarse del otro.

Es una etapa de rosas, princesas y muñecas para ellas. Y de coches, balones y bolsillos llenos de bichos para ellos. La tendencia permanecerá hasta los 14 ó 15 años.

Todo influye

Los psicólogos creen que el impulso hacia lo «femenino» o lo «masculino» es consecuencia de lo que ven y oyen en casa, en la tele, en el cole... Antes de nacer, la mayoría de los padres decoramos el cuarto del pequeño de un determinado color o le compran ropa en una tonalidad u otra dependiendo de su sexo. Las concepciones sociales de lo que es un hombre y una mujer influyen a los pequeños desde los primeros meses.

Después vendrán los cuentos, en los que las niñas son princesas con vestidos rosas y los niños valientes salvadores; las películas, en las que se repiten los mismos roles masculinos y femeninos; y la publicidad, que juega con estereotipos del hombre y la mujer. Todo va calando en la mente de los más pequeños.

¿Y qué decir de los juguetes? Observando los catálogos de las jugueterías, es sencillo darse cuenta de que la mayoría tienen otra versión en rosa, casi siempre con motivos de princesas, hadas o flores.

Y no es que la diferenciación sea negativa, pero a los niños se les propone una fantasía concreta, opuesta a la de las niñas, por lo que la mayoría creen que no pueden salirse de ella. Por eso consideran, por ejemplo, que lo que más debería gustarles es un balón, si son niños. O, si son niñas, que el rosa tiene que ser su color preferido.

Los especialistas recomiendan que dejemos jugar a los niños como quieran y con lo que quieran, sin influirles para que tengan plena libertad para elegir.

Son diferentes pero igual de buenos

Por más que los padres intentemos tratar a nuestros hijos de diferente sexo de igual forma, es inevitable que, en ocasiones, no lo consigan. Aceptar que niños y niñas son diferentes en algunos rasgos no es malo ni supone discriminación alguna.

El problema aparece cuando se concluye que unos son mejores que otros en algunas tareas o actividades. Mientras el pequeño no piense que no puede hacer algo por ser chico, o la niña no crea que ella está vetada para una actividad concreta por ser chica, los padres podemos estar tranquilos. Es un síntoma de que estamos educando a sus hijos correctamente. Así que, ¡qué más da que pasen una temporada obsesionados con las princesas, el rosa, el maquillaje o los tacones...!

 

Etiquetas: desarrollo infantil, diferencias niños niñas, niña, niños

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS