Navidad 2020

Estas Navidades serán diferentes: ¿cómo explicárselo a los niños?

No hay duda: este año, la Navidad no será ni parecida a lo que estamos acostumbrados: no habrá Cabalgatas, ni eventos especiales, faltará gente en la mesa y tendremos que cenar en grupos reducidos. ¿Cómo explicárselo a los niños para que lo comprendan?

De alguna manera, todos llevamos un tiempo temiendo que las Navidades sean diferentes, y todo apunta a que así será.

A muchos padres les asaltan preocupaciones acerca de la gestión de las fiestas con los más pequeños. No habrá cabalgata de Reyes, no podremos hacer los planes típicos, solo habrá reuniones en grupos reducidos y faltarán personas queridas con las que habitualmente compartimos las celebraciones.

¿Cómo vivirán estos cambios los protagonistas de estas fechas y cómo podemos hacer que las pasen lo mejor posible?

Se acercan unas navidades atípicas para todos, por ello, al igual que con el resto de los eventos del año, toca adaptarnos de nuevo e intentar pasar este periodo de la mejor manera posible.

Antes de que la inquietud nos invada, debemos recordar que la situación actual, y las medidas que la rodean, nos acompañan desde hace meses, por lo que “estamos entrenados”, y así también los niños.

Nos encantaría poder hacer un paréntesis en estas fechas, y vivirlas como otros años, pero la situación requiere cautela, y es así como debemos planteárselo a los más pequeños. Ellos nos demuestran día a día su capacidad de adaptación y a más de uno nos sorprende cómo interiorizan las medidas por restrictivas que sean.

La clave está en no ocultar nada

A pesar de ello, las navidades, por su connotación emocional, suponen un reto para todos en esta época, por lo que es recomendable poder anticiparnos para que la frustración no las enturbie. Comenzar a hablar con los niños acerca de los cambios que viviremos en comparación a otros años, y encuadrarlos en la situación actual de una manera positiva, podrá ayudarles a aceptarlos. Plantearles que “para que el virus se vaya antes, tenemos que seguir teniendo cuidado estas fiestas, pero intentaremos que sean lo más bonitas posible” será más positivo que trasladarles que “por culpa del virus o las medidas de restricción, no podremos tener unas buenas Navidades”.

Nos encantaría que nuestros niños no añorasen las Fiestas tradicionales, que no sientan tristeza o enfado por la situación, pero al igual que nosotros sentimos rabia o melancolía, no podemos evitar que ellos puedan lamentar no disfrutar de las Navidades habituales. Poder hablar con ellos sobre esto, transmitirles que para nosotros también es difícil, hará que se sientan acompañados y puedan gestionar estos sentimientos mejor.

Lo mejor de la Navidad

Si algo hemos aprendido este año es a valorar momentos y acciones que antes pasaban más desapercibidos. Echamos de menos muchas cosas, pero agradecemos otras. ¿Y si hacemos lo mismo con estas Fiestas?

Probablemente, si le preguntamos a los niños qué es lo que más disfrutan durante las Navidades, respondan que poder compartir en familia momentos de juego y risas. No son los planes todoterreno, ni las comidas copiosas lo que más valoran, si no poder estar en familia y disfrutar. Lamentablemente, no podremos juntarnos todos alrededor de la mesa, pero podremos compartir, aunque sea en la distancia, charlas y momentos entrañables. No podremos ver la cabalgata de Reyes, pero podemos preparar en familia esa noche con el mismo cariño de siempre. Podemos dar un paseo en familia para ver las luces de Navidad mientras buscamos un buzón para enviar nuestra carta de deseos, o retomar la costumbre de escribir postales navideñas a las personas a las que más echamos de menos.

Estas Navidades serán difíciles de olvidar por las circunstancias en las que las viviremos, pero quizás podemos hacerlas inolvidables por los momentos de encuentro familiar que creemos.

Artículo elaborado por Blanca Santos, psicoterapeuta infantojuvenil y de familia en Psicólogos Pozuelo

Continúa leyendo