Vídeo de la semana

Poesía infantil

Estas son las razones por las que deberías leer poesía a tus hijos

La poesía infantil está viviendo su propio auge. El próximo 21 de marzo se celebra el Día de la Poesía y para celebrarlo hemos decidido reunir unas cuantas razones por las que deberías leer poemas a tus hijos.

“Con cien cañones por banda, viento en popa a toda vela, no corta el mar sino vuela un velero bergantín”. ¿Alguien recuerda este poema? Seguro, porque era solo un ejemplo de todos los que nos hicieron aprendernos de carrerilla cuando estábamos en el colegio.

Sin embargo, la poesía va mucho más allá de eso. La poesía está hecha para ser vivida y leída, para disfrutar de ella, para comprender la vida y la historia que hay detrás de los versos de un poema; no solo para aprendérsela de memoria.

En los últimos años, la literatura está asistiendo a un auge de este género. Eso sí, desde otra perspectiva: los poetas actuales son breves, pero intensos. Juegan con el lenguaje de la calle, el que todos conocemos. Y tratan temas candentes en la sociedad como el nuevo concepto del amor, la soledad o las redes sociales. ¿Sería ese el matiz que, hasta hace unos años, nadie había tenido en cuenta? Dentro de la poesía, la infantil es cada vez más amplia. Por suerte, son muchas las editoriales especializadas en niños y adolescentes que se han lanzado a publicar poemarios especialmente dirigidos a los más pequeños (como Combel, Kalandraka o Kókinos) y, por eso, hemos decidido analizar los beneficios de leer poesía a los niños.

Que la poesía es importante en la infancia de los niños ya nos los imaginábamos, pero Gloria Fuertes nos lo confirma: “necesitamos que los niños imaginen montañas, ríos, películas, besos y abrazos flotando en el aire”. Una cita de la que se puede extraer una de las primeras razones por las que leer este género en voz alta a la infancia: les ayuda a trabajar su imaginación. “La poesía es un género literario que juega con el lenguaje, le da la vuelta, lo libera y consigue que los lectores dejemos volar la imaginación”, comenta Mar Benegas, poeta autora de ‘A lo Bestia’ (Kalandraka).

Muy ligado a este se encuentra el punto de fomentar la creatividad, otro de los beneficios de la poesía en niños. “El hipérbaton, las metáforas y otros recursos literarios consiguen que seamos nosotros los que descifremos el significado oculto del poema”, comenta Benegas.

El vínculo entre poesía y emociones

Además de estos dos, hay un tercer beneficio que conviene destacar: su vínculo con las emociones. Lo sabe bien Alicia Romero, docente de Lengua y Literatura, que afirma que la poesía “es el género literario más vinculado a las emociones”. Según ella, tiene la magia de conseguir que en muy pocas palabras, el lector sienta automáticamente todo lo que ha sentido el lector al escribirlo. Algo en lo que también está de acuerdo Mar Benegas, que comenta que los poemas conectan directamente con la parte de la memoria que almacena las primeras experiencias: “es un recurso mucho más rápido y sencillo que cualquier discurso o intención adulta”.

¿Qué debe tener un poema para que enganche a un niño?

Para introducir la lectura de poesía en niños, Mar Benegas aboga por ir poco a poco: primero con nanas y retahílas corporales, para continuar con el juego simbólico (algo que para ella es “pura metáfora”). Cuando los niños son un poco más mayores, los adultos podemos comenzar a introducirles en el mundo de los trabalenguas y los juegos de palabras, junto a la poesía absurda. Todo esto, según ella, “abre paso a la lectura de textos complejos y abstractos”.

Pero, quizás ya has intentado todo esto con tus peques y no ha surgido efecto. Quizás se hayan aburrido antes de empezar. Por eso, es muy importante tener en cuenta que la poesía adaptada al público infantil debe tener una serie de características específicas. Una muy curiosa es la que proporciona Mar Benegas, “debe poder ser leída en voz alta, los niños deben entender que eso es suyo y no nuestro”. Sin duda, algo que le vincule directamente con los más pequeños. Además, Alicia Romero cree que debe tener “juego y musicalidad” y aboga por los poemas que no son simples, sino que permiten que los niños exploren su mundo mientras descubren nuevas palabras y significados.

Hemos dejado para el final, lo mejor: “todos los niños son poetas mientras tienen los dientes de leche”, decía Gloria Fuertes. Quién sabe si leyendo poesía día tras día, se empapen tanto de ella que lleguen a ser el próximo Pablo Neruda.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo