El duelo en la infancia

Cómo explicar la muerte a los niños

No hay que mentirles. Si alguien cercano se ha muerto o sabemos que va a fallecer, los niños necesitan participar de alguna manera del duelo familiar.

Cómo explicar la muerte a los niños

Ya desde muy pequeño, un niño puede y debe asimilar la realidad de la muerte. Cuando ve un pájaro o un gato muerto, nuestras explicaciones le ayudan a entenderlo. Pero, ¿qué hacer cuando el que se muere es un ser querido?

  • Hay que informarle pronto y claramente, aunque sea pequeño, y permitirle hacer toda clase de preguntas.
  • No hay que evitar hablarles de la muerte, aunque sí procurar contarles lo que significa con delicadeza y de forma que lo entiendan, pero sin buscar eufemismos del tipo 'está dormido', porque les puede confundir. Podrían llegar a tener miedo a dormirse por si no vuelven a despertar.
  • Conviene que participe, en alguna medida, del duelo familiar e incluso de las ceremonias funerarias. Si los padres o tutores del pequeño no ven conveniente que asista al funeral, sí al menos que le demos al niño la oportunidad de expresar sus sentimientos mediante un ritual que él se invente, como recordar un rato todos los días a la persona que se ha ido.
  • Nunca debemos ocultar lo que ha pasado ni negárselo. Ocultarle la muerte de alguien a quien quería supone apartarle de la realidad y hasta puede provocar trastornos.

¿Cómo reaccionará el niño?

  • Con rabia, tristeza o preocupación por si puede morirse él mismo o sus padres. En este caso, hay que tranquilizarle y explicarle que eso es muy difícil, que lo normal es que la gente se muera de vieja.
  • Puede sufrir alteraciones del sueño, del apetito, etc.
  • Cuando estas reacciones se dan dentro de unos límites y no duran demasiado, son sanas y forman parte del proceso normal del duelo.

Los padres, el apoyo de los hijos

  • Los padres deben admitir ante el niño sus emociones y dejarle expresar las suyas, aunque sin exagerar ni dramatizar.
  • Es importante transmitirle un mensaje de seguridad y confianza en el futuro.
  • El niño tiene que contar con la compañía tranquilizadora de los padres o quien haga esa función. Estos han de mostrarse disponibles para ayudarle a asimilar la muerte de esa persona cercana, dejarle hablar sobre ello todo lo que quiera y estar atentos a su estado de ánimo.

 

Etiquetas: familia

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS