Ajedrez

¿Cuáles son las habilidades que el ajedrez enseña a los niños?

La creatividad, el análisis o la resolución rápida de problemas son algunas de las habilidades que el ajedrez promueve en los niños logrando que sean más inteligentes.

juegos
Fuente: iStock

El ajedrez es uno de los juegos más clásicos de nuestra infancia, junto a las damas. Los orígenes de este juego vienen del siglo XV, de una evolución de un juego persa con ciertas similitudes. El ajedrez es un juego de estrategia de gran profundidad que se considera un deporte en su versión de competición y presenta beneficios para cualquier aficionado de todas las edades.

Despierta capacidades intelectuales

El juego del ajedrez ayuda a despertar capacidades intelectuales y desarrollar un pensamiento lógico a temprana edad. Además, ayuda a aumentar la memoria, la concentración, la lógica y la creatividad.

En las escuelas infantiles, este juego es opcional para los niños a partir de 3 años. El ajedrez reúne todas las condiciones para sacar a la luz habilidades latentes que no habían sido desarrolladas anteriormente por los medios tradicionales: aparte de promover el pensamiento lógico, ayuda a la autoconfianza y la autoestima, mejorando las habilidades de comunicación y comprensión. El niño podrá reconocer patrones y reglas, estableciendo conexiones.

Son muchos los colegios ayudan a promover los torneos de ajedrez que enseñan valores como el compromiso o la concentración. Es una forma de ayudar a que los niños desarrollen sus capacidades en los centros escolares a través de juegos entretenidos.

¿Cuáles son las habilidades?

Según un estudio de la Universidad Internacional de la Rioja, bajo el nombre de "La influencia del ajedrez en los procesos cognitivos", estos son las 10 habilidades que el ajedrez aporta a los niños:

  • Análisis y síntesis: El niño tendrá que analizar múltiples estrategias, sintetizarlas y elegir la correcta para cada movimiento. Al pensar en un contraataque es cuando desarrolla su pensamiento crítico.
  •  Memoria: La práctica continua del ajedrez obliga a memorizar las reglas y las jugadas que se van realizando. Este juego puede influir positivamente en el desarrollo y rendimiento de otras materias o actividades que realicen.
  • Resolución de problemas y toma de decisiones: Los niños tendrán que tomar decisiones adecuadas y responsables. Durante la partida, se enfrentará a una serie de situaciones en las que deberá de aplicar diferentes estrategias para ir ganándole espacio al adversario. De esta forma, el niño se verá obligado a tomar decisiones bajo presión y desarrollaran soluciones rápidamente.
  • Empatía: El niño tendrá que ponerse en la piel del otro para anticipar las decisiones y ganarle. Tendrá que preguntarse qué movimientos hará y cuándo los hará.
  • Socialización: Los juegos traspasan los lenguajes y en este en particular no es necesario hablar el mismo que el del oponente. El ajedrez es integrador y enseña a no discriminar, ya que es un lenguaje universal que va independiente de la raza, el sexo o la nacionalidad.
  • Creatividad e imaginación: Desarrollar la imaginación para prever posibles jugadas durante toda la partida es algo necesario para lograr ganar. El contrincante puede crear jugadas inesperadas y sorprendentes que dejen a los demás con la boca abierta, eso ayudará a memorizar y desarrollar nuevas jugadas.
  • Concentración: El ajedrez requiere de máxima concentración. Los jugadores suelen estar completamente aislados del ruido y enfocados al 100% en el juego.
  • Aceptación de reglas: Este juego cuenta con sus propias reglas cuyo incumplimiento determina la expulsión y eliminación de la persona.
  • Organización y planificación: El ajedrez es un juego que requiere del desarrollo de la parte de nuestro cerebro dedicada a la planificación, la gestión del tiempo y la organización.
  • Inteligencia emocional: Favorece el equilibrio entre lo racional y lo emocional, haciendo que los pequeños acepten y aprendan a encajar tanto los triunfos como los fracasos.
Vídeo de la semana

Continúa leyendo